Monday, January 23, 2017

Carlos López de Silanes: Ni héroe, ni villano

La semana pasada se habló mucho sobre la salida de Carlos López de Silanes como Director Deportivo de Necaxa, más incluso de lo que se habló del tema cuando se dió el anuncio por parte del club previo al encuentro de la jornada dos ante León.

¿Por qué el tema ganó notoriedad una vez transcurrido el encuentro ante León, y casi una semana después de haberse anunciado?, me parece que se debe a dos razones principalmente: 1) Que en diferentes medios comenzaron a aparecer entrevistas con Carlos López en las que él deja claro que hubo diferencias con gente dentro del club, y 2) Porque una vez más, Necaxa fue poco claro en el manejo de información y en lo que se da a conocer por medio de los comunicados de prensa que el propio club emite.

Si nos remontamos al comunicado de prensa en el que se anuncia la salida de Carlos López de Silanes podemos leer claramente que su separación del cargo fue “de común acuerdo”. Hoy, ya varios días después, el propio 'cordobés’ ha mencionado que no fue así. Desde luego, no podemos esperar que el club de santo y seña de todo lo que ocurre al interior, pero me parece que el comunicado desde que fue emitido se prestó a la especulación por lo poco claro que es, y por lo sorpresiva que resultó la salida del también alguna vez jugador del equipo.

No me voy lejos, cuando en Pasión Rojiblanca publicamos el comunicado enviado por el club, hubo aficionados que nos recriminaron el haber realizado una nota tan pobre y tan mediocre, pese a que la manejamos, como siempre hacemos, dando crédito a la fuente, en este caso a la cortesía del club, con la leyenda “Cortesía Club Necaxa” al final del texto.

Sobre el tema de Carlos López se puede hablar y se puede especular mucho y me parece que ante los ojos de la afición él es víctima de una mala decisión de la directiva. En lo personal yo no sé si fue o si será una mala decisión, pero me parece que por cualquier razón que haya sido, al club le faltó tacto para manejar la situación. Si tal como afirma el 'cordobés’ su separación no fue de común acuerdo, creo que el club debió poner que se llegó a determinada decisión y punto, sin mayor explicación. Hubiera habido especulaciones si, pero como dije, el club se habría ahorrado el quedar como villano, y desde luego, al igual que ahora, no estaría obligado a dar mayores explicaciones. En resumen, el tema no se hubiera hecho así de grande.

Ahora, la pregunta del millón: ¿Qué tan importante es el puesto de Director Deportivo y que tanto influye en los resultados obtenidos cada fin de semana por el club?, No lo sé y me parece que una gran mayoría de los aficionados tampoco lo sabe. Desde luego podemos tener una idea del trabajo que realiza, pero ¿qué tanto influye?

Yo como aficionado entiendo que el Director Deportivo es encargado de supervisar el trabajo que hacen los diferentes cuerpos técnicos que hay en el club: Primer equipo, Segunda División, Sub-20, Sub-17, y Sub-15. Creo que tiene que ver y/o aprobar sugerencias de refuerzos para el primer equipo, y supervisar los métodos de trabajo y selección de jugadores de las diferentes categorías mencionadas.

Desde luego que del plantel que se arme para cualquiera de las categorías o el primer equipo, así como de las formas de trabajar se darán o no los resultados, pero en el caso específico de Carlos López de Silanes, ¿qué tan importante fue su trabajo durante el Apertura 2016?, hay que recordar que llegó ya con el torneo en marcha y con los refuerzos jugando, por lo que él no tuvo nada que ver con la llegada de gente como Puch, Riaño, Riolfo, o Espíndola, entre otros. Ciertamente llegó en un momento complicado y coincidió -o sirvió, no lo sé- con el repunte del equipo.

No podemos olvidar que llegó a ocupar una silla que estaba vacía desde hace mucho tiempo en el club y que el trabajo para el que fue contratado debía ser hecho por alguien más o por varias personas, incluyendo desde luego a Luis Alfonso Sosa, quien en ese sentido habría perdido quizá algunas responsabilidades que podían ser una distracción a su trabajo como técnico del primer equipo.

¿Qué tanto influyó Carlos López de Silanes en el Apertura 2016 y que tanto puede pesarle al equipo, futbolísticamente hablando, su salida?, no lo sé, pero quizá el no saber con certeza la manera en la que se trabaja al interior del club puede hacer que tengamos una percepción equivocada del trabajo de cada uno de los integrantes tanto de la directiva, como del cuerpo técnico, incluso, del ahora ex-Director Deportivo del club. Para muchos, hoy es víctima, y ayer fue el responsable de la gran campaña que se hizo. ¿En serio el fútbol es así de sencillo?

No le quito mérito a él desde luego, pero como dije, en ocasiones podemos percibir de manera errónea algunas cosas por no tener una información completa o conocimiento de causa. Ahora, al margen de ello, me parece un error quitarle mérito al cuerpo técnico que encabeza Luis Alfonso Sosa y a los jugadores, y creer que la simple figura de un Director Deportivo fue la responsable de que Necaxa haya sido semifinalista.

Friday, January 20, 2017

​​Un comienzo difícil, nada nuevo

El Clausura 2017 no ha comenzado de la mejor manera para nuestro equipo y un par de derrotas han prendido los focos rojos en la cabeza de muchos aficionados que al igual que hace seis meses comienzan a mostrar impaciencia hacia el proyecto de Luis Alfonso Sosa al frente del equipo, por lo que pese a estar a 15 jornadas del final, muchos creen, así como creían hace unos meses, que tenemos un pie de regreso en el Ascenso MX.

Es cierto que dos derrotas no estaban en los planes de nadie, nisiquiera se asomaban en nuestras peores pesadillas, pero el calendario, al igual que hace seis meses es complicado al menos en sus primeras seis jornadas, mismas en las que fuimos incapaces de obtener un triunfo en el Apertura 2016, arranque en el que escuchamos (y leímos) infinidad de voces diciendo que Luis Alfonso Sosa no era el indicado y que no era más que un técnico de Liga de Ascenso, algo muy parecido a lo que comenzamos a escuchar estos días.

Hace seis meses, pasadas esas seis jornadas y habiendo conseguido el primer triunfo en Querétaro, el equipo fue hacia arriba callando muchas bocas. Los #FueraSosa desaparecieron y los detractores del técnico que nos trajo de regreso a Primera División poco a poco se fueron escondiendo solamente para terminar aplaudiendo lo que lograron cuerpo técnico y jugadores en conjunto. Pocos reconocieron que se habían equivocado.

Pese al antecedente reciente y la similitud del inicio de torneo, no creo que esta vez tengamos que esperar que el primer triunfo llegue hasta la jornada siete cuando se reciba a Querétaro en el Victoria, así como tampoco creo que debamos esperar que el equipo tenga un torneo como el del semestre pasado y que sume 26 puntos que nos hagan reírnos de la siempre peligrosa volatilidad del cociente de un año. Lo que si creo es que el equipo se salvará sin mayores dramas dejando la pelea por el descenso a equipos como Jaguares o Veracruz.

El accionar de Necaxa en el arranque ha dejado mucho que desear, es cierto, pero me parece que no hay razones contundentes, al menos en el aspecto cancha, para creer que no se pueda corregir el camino con el pasar de las jornadas. De hecho, pese a todo lo malo que pudo ser el partido del pasado fin de semana ante León, fue mejor, o al menos no tan malo como el de la jornada inaugural ante Cruz Azul cuando el equipo nisiquiera fue capaz de tirar a puerta una sola vez. Es cierto que no era difícil mejorar esa muy pobre actuación, pero se hizo a final de cuentas.

El partido que viene luce igual o más complicado que los anteriores, pero Pachuca no es invencible, tal cómo no lo fue en los Cuartos de Final hace un par de meses. Si, Necaxa debe mejorar y tenemos que esperar que tal como el cuerpo técnico y los jugadores nos dicen cada día en cada entrevista, se dejen de regalar cosas al rival. Pachuca luce superior y ante los ojos de todos es favorito, si, pero aún no se pierden los tres puntos en disputa -y por salud mental de todos, espero no se pierdan-.

La salida de Carlos López de la Dirección Deportiva del club no debe ser pretexto en materia de resultados ni para bien, ni para mal, y aún cuando podemos especular muchas cosas por la manera tan repentina y poco clara en la que de dió el anuncio, así como por sus recientes declaraciones, nadie está en posición de asegurar o dar por hecho algo. Como dije, solo podemos especular y pese a que algunos creen que la presencia de algunos jugadores puede ser la razón de su salida, me parece que todo va más allá de diferencias reales con el cuerpo técnico.

Creo que las diferencias de Carlos López fueron con gente de la directiva, desconozco con quién y por qué pero en lo personal creo que deberíamos descartar la posibilidad de conflicto con Luis Alfonso Sosa, de quien por ejemplo, dudo mucho que deje que se le impongan jugadores o que permita que alguien meta mano en sus alineaciones o cambios durante los partidos por lo que ante mis ojos, Luis Alfonso Sosa se ha equivocado también en algunas decisiones.

Nunca me ha gustado jugar al Director Técnico pero es evidente que los cambios no funcionaron en el duelo ante León cuando sacó del terreno de juego a los únicos dos hombres del equipo que estaban generando peligro: Espíndola y Barreiro. De igual forma, me parece que la inclusión de Severo Meza en el once titular fue un error y a la vez una injusticia para Brayan Beckeles, quien tras su mal juego en el Azul vio banca, cosa que no podemos decir de otros jugadores que igualmente tuvieron actuaciones desastrosas en el duelo en la capital.

Hoy hay que dejar de lado las dos derrotas sufridas y ver hacia el frente. Hay que olvidar los seis puntos que se fueron y apostar a que en los 45 restantes por disputar se conseguirán los 15 o 16 que nos harán falta para lograr la permanencia en el máximo circuito.

Monday, December 12, 2016

Con la frente en alto, gracias Necaxa

Ha pasado ya una semana desde el final del Apertura 2016 para Necaxa, mismo que llegó en el Estadio Azteca y ante el que para muchos -incluido yo- es el rival más odiado.

Necaxa cayó ante América, pero lo hizo peleando y llevando al rival al límite. Dirían los cronistas que se murió con la cara al Sol, y aun cuando para muchos eso no podría ser mas que palabras de consuelo, noto mucho positivismo entre la afición.

Necaxa luchó hasta donde le alcanzo y eso no podemos sino agradecerlo a cada uno de los integrantes del plantel y al cuerpo técnico -ese que además, aguantó criticas al por mayor al comienzo del torneo-. Al hablar de lo que fue la serie, me atrevería a decir que se fue mejor que América durante 150 minutos de los 180 que se disputaron, pero que carecimos de lo que ellos no: contundencia.

El partido del domingo no se ganó por dos razones: Uno, Moisés Muñoz, y dos, el balón que se estrelló en el poste durante el primer tiempo. La obligación de conseguir un gol hizo que el duelo fuera de matar o morir, y asi lo entendió Luis Alfonso Sosa al sacar a Michel Garcia, lo que abrió el hueco para el gol de William Da Silva. Se perdió intentando ir por el triunfo, y eso también hay que agradecerlo.

En mi caso nunca he necesitado de un resultado para ser un orgulloso necaxista, nunca he escondido mi afición, y nunca he abandonado al equipo en los malos momentos. No obstante, lo que hizo Necaxa durante el Apertura 2016 es para que todos vayamos con la frente en alto y junto a algunos aficionados rivales que reconocen, le aplaudamos a nuestro equipo.

Futbolísticamente hablando, el año se nos terminó y tendremos que esperar poco menos de un mes para ver a nueatro equipo en acción una vez más. Por lo pronto me quedo con la entrega de los jugadores, con el saber jugarle al rival por parte de nuestro cuerpo técnico, y con el trabajo de una directiva que en dos años nos llevó de jugar en el Ascenso MX a pelear el pase a la Final de la Liga MX, y digo pelear porque Necaxa así lo hizo, con todas y cada una de las letras que forman la palabra.

En lo personal, me quedo con la satisfacción de haber vivido un gran torneo de regreso y en general un gran año. Me quedo con las oportunidades de estar cerca de los jugadores y del equipo, de compartir esta pasión y estos partidos con amigos. Me quedo también con el trabajo que se hizo -y se sigue haciendo- en Pasión Rojiblanca, con las palabras de apoyo, y con la gente agradece el esfuerzo que hacemos.

Sin importar lo que uno piense o como lo exprese siempre va a haber críticas, y en los casi doce años que tiene de vida este proyecto he aprendido a diferenciar y a sacar lo positivo de cada comentario positivo o negativo, sin engancharme con quienes llegan a destruir y que un día nos dicen vendidos -cuando aplaudimo el trabajo que hace el club- y al siguiente nos tachan de malos aficionados -cuando criticamos alguna situación-.

Como dije, me quedo con lo bueno, tanto futbolísticamente hablando, como extra-cancha. Me quedo con la satisfacción de haber podido estar cerca un año más. Con las palabras de aliento que incluso algunos hoy ex-jugadores del equipo nos han hecho llegar.

El 2016, fue para Necaxa un gran año, un año redondo, salvo la para mi penosa manera en la que se renunció a la Copa MX en plena Final. Se fue Campeón de Liga -en el Ascenso-, Campeón de Ascenso y Semifinalista en Liga MX. ¿Podríamos pedir más?, claro, pero no ahora. Hay que entender los momentos y los procesos. Necaxa debe asegurar la permanencia antes de pensar en otra cosa y en ese sentido no tendríamos nada que reclamarle al club, al cuerpo técnico o a los jugadores.

Hoy no queda sino agradecer a nuestro equipo, al que alguna vez le describí a alguien como "ese histórico que viste una camiseta a rayas rojas y blancas". No podría irme sin agradecer a la directiva y al área de prensa del club, y a aquellos jugadores que están -y a los que ya no- que nos regalaron algunas palabras durante el torneo.

¡Gracias Totales, Necaxa!

Thursday, November 17, 2016

Un gran regreso

A falta de una jornada por disputar en el Apertura 2016 y con la clasificación a la liguilla a la mano, a nadie le caben dudas de que el regreso de Necaxa al máximo circuito ha sido por la puerta grande. Nuestro equipo tardó en volver más de lo que hubiéramos deseado, pero lo hizo por merecimientos propios y para competir en su torneo de regreso.

Hoy, a espera de que se dispute la jornada 17 da la impresión que la espera valió la pena y que pese a un comienzo de torneo complicado, nuestro equipo supo mantener la calma y levantarse a las críticas que propios y extraños le hacían. Necaxa supo manejar la presión y a la mitad del camino de la batalla porcentual no figura entre los candidatos de nadie para dejar la Liga MX.

Los cinco años en el Ascenso MX fueron complicados para el equipo y para los muchos aficionados que decidimos continuar en el barco, no así para aquellos que recién volvieron a la actividad y que se sentaron a esperar la vuelta del equipo. Nos tocó vivir de todo, títulos, finales perdidas, e incluso hasta nos entrenamos -nosotros como aficionados- para enfrentar/ver partidos que se transmiten por televisión restringida, como será el caso del de el próximo sábado ante Chivas.

Necaxa tiene el boleto a la liguilla en su mano. Un triunfo o un empate nos llevarían a una instancia que no era el objetivo pero que sin duda, el equipo se ha ganado con sus actuaciones a lo largo del torneo. Desde luego, nuestros Rayos debe pensar en seguir sumando puntos para la porcentual de 2017, 2018, y las que vengan después, pero jugará sin presión de sumar una vez que termine el duelo ante Chivas y hasta que el 6 de enero visite a Cruz azul en el Estadio Azul.

La liguilla luce muy cercana pero antes de pensar en ella falta enfrentar a Chivas buscando acercarnos más al objetivo principal de la temporada: La permanencia. La liguilla, como he dicho antes debemos verla como una fiesta, como un bonus que se jugará sin la presión de sumar puntos y en el que lo que venga, será ganancia.

Hoy nos faltan 24 puntos para asegurar matemáticamente la permanencia. Como explico en este post -click aquí- el número se hará menor conforme se sume y el último de la porcentual, en este caso Veracruz, deje de hacerlo. La salvación luce cercana también pero de igual forma hay que sumar los 15, 20 o 24 puntos que sean necesarios. Este fin de semana se juegan tres de ellos, y tendremos una pausa entre los números del descenso para disfrutar la llamada ‘Fiesta grande’.

Pase lo que pase en la última jornada o con el boleto a la liguilla, está claro que Necaxa regresó a Primera División por la puerta grande y en el momento indicado. En ese sentido, recuerdo lo que Alex Rodríguez me dijo en relación a aquella Final de Ascenso que se perdió con Dorados, argumentando que quizá había sido mejor de esa manera porque el técnico y el equipo podían no haber sido los indicados para pelear en Primera División, cosa que ahora parece no ser así con Luis Alfonso Sosa y el plantel que se armó.

Wednesday, November 9, 2016

¿Adiós a las maldiciones?

Hace justamente una semana, un par de eventos deportivos coronaron a equipos que en materia de títulos parecían muertos. La coronación de ambos se dio con apenas unos minutos de diferencia y a 3,509 kilómetros de distancia.

El primero de ellos en coronarse fue el Querétaro en la Copa MX, los Gallos Blancos vencieron en serie de penales al Guadalajara para obtener el primer título de su historia como equipo de Primera División -aunque en esta versión del torneo, participan cuadros de Primera (Liga MX) y Segunda División (Ascenso MX)-. El enorme trofeo copero lucirá ahora en las vitrinas de los Gallos Blancos junto a los tres conseguidos en la división de ascenso entre 2005 y 2008.

La otra coronación espero mucho más tiempo, nada menos que 108 años en el Béisbol de las Grandes Ligas. Nunca he estado particularmente pendiente del para mi mal llamado ‘Rey de los Deportes’ pero me parece que en estos tiempos es difícil no enterarse de algunas cosas, en este caso la presencia de los Chicago Cubs en la Serie Mundial.

Los Cachorros y sus maldiciones llegaron al ‘Clásico de Otoño’ con 108 años de sequía a cuestas y se llegaron a poner abajo en la serie 1-3 ante los Indios de Cleveland, cuadro que por si fuera poco tuvo la localía en los dos últimos juegos de la serie y que había perdido la Serie Mundial en 2007, año en el que fue la última vez -hasta esta temporada- que se presentaron un par de empates en el Fútbol Americano de la NFL.

En términos futboleros, podríamos decir que los Indios ‘la cruzazulearon’ al perder una serie que parecía ganada y que parecía ampliar la sequía de los Cubs, cuadro que en los últimos 108 años, solo había sido capaz de coronarse en ‘Back to the future 2’ -Volver al futuro 2-, pelicula de 1989 que los anuncia como campeones de la campaña 2015 de la MLB.

Finalmente, la película dirigida por Robert Zemeckis no nos cumplió con ropa autoajustable, autos voladores, ni otras tantas cosas, pero si en materia deportiva, específicamente con un título -un año tarde- de los Cubs. Como era de esperarse, la celebración de ambos cuadros, Gallos y Cubs, fue en grande, tal como si uno nunca hubiera ganado nada, y como si el otro tuviera más de 100 años sin hacerlo.

Wednesday, November 2, 2016

180 Segundos de terror

Lo que sucedió el sábado en el Estadio Morelos es una llamada de atención por donde deseemos verlo. Es triste que un encuentro se nos vaya de esa manera tan circunstancial como fue y por fallas tan precisas en marca como se han dado desde hace mucho tiempo en defensa en jugadas a balón parado.

A Monarcas le bastaron dos tiros de esquina y 180 segundos para arrebatarnos tres puntos que parecíamos tener en la bolsa en una noche en la que sin ser del todo superior al rival, se había hecho lo suficiente para conseguir una ventaja que coqueteaba con convertirse en el cuarto triunfo en fila para nuestro equipo.

Para muchos, el autogol de Emanuel Loeschbor que le dio la ventaja a Necaxa fue circunstancial pero en lo personal me parece que fue lo menos circunstancial del partido, ya que se produce de una gran jugada de Necaxa en la que Edson Puch, en la única acción del partido en la que apareció -además del grotesco clavado que le valió una amonestación- metió un centro preciso a segundo palo para que Mario de Luna recentrara buscando a Jesús Isijara encontrando antes la pierna del central argentino de Monarcas.

Todo lo demás fue circunstancial. Xavier Báez, tal como sucedió en Querétaro se lesionó sólo a la media hora de juego para darle su lugar a Michel García -quien volvió a dar un gran partido-, y Brayan Beckeles salió también por lesión al medio tiempo para que Severo Meza reapareciera después de varias semanas y con ello abriera un boquete del lado derecho de la zaga necaxista.

El primer gol de Monarcas surge de un tiro de esquina que se deriva de una acción en la que Severo denota no tener la potencia física de Beckeles por lo que se lo llevan fácilmente por velocidad, y surge apenas instantes después de un fierrazo de Fabián Espíndola que el poste se encargó de sacar. Ahí lo circunstancial del empate, en 60 segundos pasamos del dos a cero -faltaron dos o tres centímetros para que el balón entrara- al empate a un gol a los 77:34 de acción. 180 segundos más tarde, justo al 80:34, Morelia en otro tiro de esquina le dio la vuelta al partido.

Las anotaciones del cuadro local aparecieron cuando ellos más lo necesitaban y cuando mejor control de partido parecía tener nuestro equipo. Ambos goles evidenciaron una vez más el talón de aquiles de nuestra defensa. Como dije, sin haber sido superior al rival, Necaxa estaba haciendo lo necesario para ganar por cuarta ocasión al hilo en una noche en la que Marcelo Barovero fue la figura del encuentro.

La derrota duele por la forma en la que se presenta en un momento en el que nos relamíamos los bigotes con un nuevo triunfo. Duele porque se deriva de groseros errores de marca, y también porque fueron tan solo 180 segundos los que nos cambiaron un resultado que parecía controlado.

La racha se iba a romper tarde o temprano y algún día se tenia que perder de nuevo, eso todos lo tenemos claro. Tristemente la derrota apareció ante un rival en la lucha por la permanencia.

Más allá de lo dolorosa que resultó, dicen que hay derrotas que llegan a tiempo y probablemente la del pasado sábado sea una de ellas. Necaxa ha hecho un gran torneo a grado tal que a veces da la impresión de que a varios se les olvido que necesitamos seguir sumando puntos para lograr la permanencia. Insisto, si llega la liguilla será bienvenida pero no podemos estar pensando en ella hasta que no termine el duelo de la última jornada ante Chivas.

Hoy nos siguen faltando 29 puntos para no depender de nadie en la tabla porcentual, y aun cuando para salvarnos requeriremos hacer muchos menos, de igual forma necesitamos sumar los puntos que nos falten.

Wednesday, October 26, 2016

Me salvo, luego existo

Sin duda alguna, el fútbol de Necaxa en lo que va del Apertura 2016 ha ido de menos a más, y eso, además del nivel de juego que muestra el equipo cada jornada, se nota en los resultados que se han obtenido en las fechas más recientes y que nos permiten respirar con tranquilidad en cuanto a tema de cocientes se refiere.

Algunos de esos resultados han sido hasta cierto punto sorpresivos y es que por más que en el transcurso de los partidos se note el trabajo que ha realizado el equipo a lo largo del torneo, la realidad es que pocos esperábamos ligar triunfos ante Toluca y Tigres y que ambos cuadros se les ganara con autoridad, borrándolos por momentos del terreno de juego.

Desde luego, no podemos quejarnos de eso, ni de los resultados. Tampoco de que el equipo muestre conjunción y haya aprendido a definir cuando hay que hacerlo. Mucho menos del nivel mostrado por la mayoría de los integrantes del plantel, ni del que ahora si se juegue como un verdadero equipo.

Hoy Necaxa está de buenas y con los resultados que nos ha regalado da la impresión que la afición está de la misma forma. Hoy, una inmensa mayoría de aquellos aficionados que exigían la cabeza de Luis Alfonso Sosa por no considerarlo apto para dirigir al equipo en Primera División han escondido la mano con la que lanzaban piedras al técnico y aplauden que ‘Poncho’ se haya quedado, o bien, sencillamente guardan silencio. Algunos otros, los menos, han reconocido el trabajo del técnico y del equipo. Incluso los que nos decían ‘vendidos’ por apoyar el proyecto han desaparecido con sus descalificaciones.

Como dije, Necaxa está de buenas y hoy todo es armonía entre la afición. La porcentual parece ser problema del pasado en la mente de muchos y la algarabía que genera la cosecha de 22 puntos en lo que va del Apertura 2016 hace que con Necaxa en el sexto puesto general, muchos estén pensando en la liguilla por el título, algo que no vivimos, hablando de Primera División, desde el ya lejano Clausura 2008.

No digo que esté mal pensar en la liguilla, pero creo que hay que ir paso a paso. La permanencia no está asegurada aún y al Apertura 2016 todavía le restan tres jornadas, mismas que lejos de definir una calificación a la liguilla por el título ofrecen nueve puntos que pueden ser la diferencia entre la permanencia y el descenso. Si, en estos momentos Necaxa navega tranquilo rumbo a la salvación, pero el problema de la porcentual va a estar ahí no solamente hasta mayo, sino también, en caso de mantener la categoría, estaría presente durante la temporada 2017-2018, ejercicio en el que los nueve puntos que restan este torneo también contarán en el cociente.

Vienen Morelia, Puebla y Guadalajara, y ya después de enfrentar al ‘Rebaño’ podríamos hablar de liguilla, si es que tenemos cupo. Desde luego que el calificar a la ‘Fiesta Grande’ sería indicativo de que se continuó sumando en la recta final del torneo, pero lejos de ver hacia fases de eliminación no podemos dejar de pensar en el objetivo inicial. La liguilla, si llega, será un extra, una fiesta en la que no importarán los puntos cada vez que se salte a la cancha, pero hay que verla precisamente como un bonus. ¿O acaso alguien cambiaría una calificación a la liguilla por la salvación?, yo no, y me parece que nadie lo haría.

Hoy nos faltan 29 puntos para asegurar la permanencia matemáticamente hablando. Desde luego, Necaxa estaría obligado a hacer tal cantidad de unidades solamente si Morelia, el último de la porcentual, ganara los tres encuentros que le quedan y los 17 del Clausura 2017, cosa que no va a pasar. El número se va a ir haciendo pequeño en medida que Necaxa sume y que los rivales en la porcentual vayan dejando puntos en el camino. En lo personal -tras hacer números-, creo que con 19 más nos alcanza, pero esos 19 puntos, también hay que ganarlos.

Como dije, podríamos hablar de la liguilla después del partido de Chivas, antes no. Por ahora necesitamos seguir sumando puntos que nos den la salvación y que nos permitan pensar también en la salvación dentro de año y medio. Ahí vamos si, pero hay que ir paso a paso y entender que todavía no estamos salvados.

Thursday, October 20, 2016

#DosACero

El pasado sábado, Necaxa consiguió un triunfo muy importante en el Estadio Universitario de San Nicolás de los Garza ante los Tigres de Ricardo Ferretti en el que lucía como el encuentro más complicado en la parte final del Apertura 2016. El triunfo, además de ser hasta cierto punto inesperado servirá para mantener el buen ánimo en un equipo que desde hace ocho jornadas no pierde y que hoy se ha alejado -de manera momentánea, desde luego- de zona de peligro.

Ese triunfo ante Tigres gana notoriedad no solamente por el rival y por haber sido en calidad de visitante, sino también por el hecho de que en ningún momento del encuentro los felinos pudieron ser más de lo que Necaxa les permitió ser. Nuestro equipo se metió al ‘Volcán’ y ganó con autoridad, siendo inteligente y golpeando -futbolísticamente hablando- cuando debía hacerlo.

Un error de Nahuel Guzmán y un rebote fortuito en José Rivas fue la antesala de dos grandes definiciones, la primera de ellas de Edson Puch, y la definitiva, la que sentenció el triunfo por parte de Fabián Espíndola. Orden en cada línea y un gran manejo de partido nos tienen hoy más tranquilos de cara al encuentro del próximo fin de semana ante Veracruz.

Tuve la oportunidad de hacer el viaje hasta Monterrey y por fortuna, contrario a anteriores viajes a la Sultana del Norte, esta vez volví con una sonrisa y con el gusto de ver en la tabla -especialmente la de cocientes- tres puntos más para mi equipo. ¿Qué importaba que durante el vuelo a Monterrey vinieran cinco aficionados felinos del otro lado del pasillo?, yo y mis compañeros -Alex Rodríguez y Rafa Vera- íbamos convencidos del triunfo de Necaxa, y finalmente éste se dio.

El sábado comenzó muy temprano en Monterrey y fue un día muy largo y cansado que culminó bien, tal como había comenzado desde antes del amanecer en tierras regias. A lo largo del día estuvimos rodeados de amigos y en ese sentido nos dimos tiempo para estar algunos minutos en el festejo por el 17 Aniversario del Comando Rojiblanco, la barra de Necaxa que al igual que muchos tuvo que ver partir al equipo de la capital pero que a la fecha lo ha seguido.

Encontramos varios amigos más en los alrededores del Estadio Universitario y al igual que todos los necaxistas presentes, todos lucían con orgullo la camiseta de un equipo al que no se le abandonó en el ascenso y que hoy ha demostrado que desea mantenerse en Primera División. Volvimos contentos y agradecidos por el triunfo, por las atenciones tanto de Tigres, como de Necaxa, de nuestros amigos, e incluso de algún aficionado felino que nos felicitó por el trabajo que hacemos -incluso sabía nuestros nombres- y que reconoció el que está realizando el club (Gracias Eder!).

Durante el viaje incluso tuvimos la oportunidad de ver en acción a Los Rébellys y de oír en voz de Pablo, guitarrista de la banda, y en un lugar en el que había aficionados tigres que los dos equipos de casa eran Rayados y Necaxa. Estamos infinitamente agradecidos con nuestros anfitriones, quienes nos recibieron aún de madrugada, en verdad gracias por todas las atenciones compadres -Cristian y Cromo-, no tenemos palabras para agradecerles la desmañanada, ni el trato que nos dieron a lo largo del día. Un gusto haber podido verlos, al igual que a Fernando y a Jonathan, con quienes compartimos la mesa en la comida y la tocada ‘Rébelly’ durante la noche.

Un gran viaje y un triunfazo de Necaxa. Ahora habrá que pensar en Veracruz y en ligar el tercer triunfo consecutivo.

#DosACero
#FuerzaRayos

Wednesday, October 12, 2016

Mucha historia que presumir

El 12 de octubre de 1916 fue fundado el... bah!, en realidad no me importa.

Reinicio.

Estando a tan solo tres días del que en mi opinión es el duelo más complicado en lo que resta del calendario del Apertura 2016, y propósito del partido del pasado viernes ante el New York City, creo que seria un buen momento para recordar algunos pasajes históricos que nuestro equipo puede presumir en duelos internacionales.

El mencionado encuentro ante el cuadro neoyorquino estuvo lejos de ser espectacular y además de unos primeros minutos de un ir y venir constante, quizá lo único que se podría destacar es que Necaxa salió con el triunfo y mantuvo su largo invicto en partidos internacionales jugados en el Estadio Victoria, escenario en el que nunca se ha perdido un duelo oficial o amistoso contra un equipo extranjero.

En materia individual habría que destacar a Jesús Isijara, quien sin duda fue el hombre del partido futbolísticamente hablando, ya que la noche se la llevaron David Villa y Andrea Pirlo, quienes fueron vitoreados en todo momento, especialmente el jugador italiano. Hablar del nivel de juego del equipo es complicado cuando Necaxa hizo diez cambios, pero me gustó Rodrigo Prieto en ataque y Jesús Gómez, quien por momentos volvió a ser esa ‘Pulga’ que veíamos en el ascenso haciendo jugadas de fantasía.

El New York City dejó mucho que desear en su accionar e incluso en el cuadro que presentó en el Estadio Victoria, ya que entre lesionados y seleccionados nacionales llegó con un plantel un tanto limitado en el que incluso echó mano de un par de jugadores del Wilmington Hammerheads, su equipo filial en la USL. Al margen de ello, Necaxa ganó e incluso pudo haber goleado si no fuera por las constantes fallas en ataque, y por los ridículos de jugadores como Claudio Riaño y Alejandro Díaz.

Pese a que el partido fue flojo en muchos sentidos, me parece que debemos agradecerle a la directiva y a los patrocinadores el esfuerzo por traer a un cuadro contendiente de la MLS con todo y sus figuras internacionales. El New York City cumplió y la sola presencia de Villa y Pirlo hicieron que la afición, necaxista y no necaxista, disfrutara de la noche en el Estadio Victoria. Como dije, habría que agradecer el encuentro y la importancia del rival porque en lugar de jugar ante el New York City de Villa y Pirlo, pudimos haber jugado en Los Angeles ante Pumas -por ejemplo-, para celebrar nuestro centenario, o algo por el estilo. Digo, hasta para los amistosos, hay clase.

Ahora si, ¿Qué pasajes de historia necaxista podríamos recordar si hablamos de partidos internacionales?, el primero que vendría a mi mente no me tocó vivirlo pero es uno de los capítulos de oro del futbol mexicano: El triunfo por cuatro goles a tres sobre el ‘invencible’ Santos del Rey Pelé en Ciudad Universitaria el 2 de febrero de 1961. Si, fue un partido en un torneo de carácter amistoso, pero el triunfo ante el cuadro brasileño es de destacar porque al final como dijo en su momento Pedro Dellacha, “Al Santos le gana el Madrid, el Barcelona, y el Necaxa”.

Después de ese pensaría en uno que sí me tocó vivir y que fue un encuentro oficial en un torneo de FIFA: El partido por el tercer lugar del Mundial de Clubes de Brasil en el año 2000 ante nada menos que el Real Madrid. Ese día en tanda de penales, Necaxa dejó sembrado en el terreno al cuadro merengue para obtener el tercer lugar en el primer Mundial de Clubes, a la fecha, el máximo logro de un equipo mexicano en el torneo. Mención aparte desde luego, para los otros duelos de aquel certamen, en especial el primero ante el Manchester United.

Posteriormente pensaría en el torneo que precisamente llevó a nuestro equipo a ese Mundial de Clubes: La Copa de Campeones de Concacaf de 1999, misma en la que inexplicablemente Necaxa debió jugar un repechaje ante el Galaxy de Los Angeles, como visitante. Digo que inexplicablemente porque en el torneo había ya un par de equipos norteamericanos, un par de costarricenses, y por México solamente el Toluca, esperando que Necaxa lo acompañara. Con todo en contra, incluídos los arbitrajes, Necaxa eliminó al Galaxy en el mencionado repechaje, y posteriormente al Saprissa, al DC United, y al Alajuelense para con ello convertirse en el primer representante de Concacaf en el Mundial de Clubes.

Ya después pensaría en la Copa Libertadores de 2007 por ser la primera que disputó Necaxa y porque pese al triste desenlace nos permitió a los aficionados capitalinos volver a ver como local a nuestro equipo en el Estadio Azteca. En ese sentido, el juego de octavos de final ante el Nacional de Montevideo pese a haber sido derrota y haber firmado la eliminación del equipo, guarda para mi un recuerdo muy especial en la historia internacional de Necaxa. De destacar también, el triunfo ante el entonces ‘invencible’ Sao Paulo, mismo que les cortó una racha de 24 partidos sin derrota.

¿Qué pasajes destacarían?

Wednesday, October 5, 2016

Nos ponemos internacionales

Con el triunfo del pasado sábado ante Toluca, Necaxa consiguió calmar las aguas después de lo que había sucedido en Chiapas. ¿Qué mejor que hacerlo con un triunfo inobjetable que nos permite respirar tranquilos en una nueva pausa por Fecha FIFA?. Los Rayos ganaron con autoridad a un rival que lucía muy complicado, manejaron bien los momentos del partido y las condiciones que se presentaron, y fueron inteligentes cuando había que serlo para evitar que una vez más se nos escapara una ventaja.

Salvo la acción del gol visitante, la defensa lució de gran forma y con un Marcelo Barovero sereno, Toluca pudo hacer poco en ataque. La media cancha de Necaxa también hizo un gran partido y en ataque habría que destacar a un par de jugadores. Uno de ellos sin duda Edson Puch, quien desde mi punto de vista ofreció su mejor juego del torneo, lució, pero jugó también para el equipo. El otro, Jesús Isijara que parece vivir un buen momento al tiempo que denota una confianza que se contagia.

Los tres puntos ganados con autoridad dan calma al cuerpo técnico encabezado por Luis Alfonso Sosa y a una directiva que en semanas recientes había recibido infinidad de críticas -en mi opinión, exageradas al extremo-. Hoy, son pocos los que continúan pidiendo la cabeza de un técnico que desde que llegó no conoce la derrota en el Estadio Victoria, que nos ascendió en tiempo récord, y que nos tiene en octava posición general y novena en la porcentual, con una racha de siete encuentros sin derrota. Si hace una semana no había argumentos para pedir su salida, quienes lo querían ver fuera del equipo hoy tendrán aún menos.

A causa de esa armonía que se vive en estos días y a la mencionada pausa que habrá en el Apertura 2016, hoy decidí dejar de lado la actividad de Necaxa en el torneo local para hablar de algo que hacía ya siete años no sucedía para nuestro equipo: un partido internacional, como el que se presentará este viernes en el Estadio Victoria.

El rival es el New York City de la MLS, uno de los mejores cuadros en la presente temporada de esa Liga. El cuadro dirigido por el histórico ex-jugador francés Patrick Vieira se ubica en la segunda posición de la Conferencia Este, y en cuarto lugar general en la liga, teniendo ya asegurado su lugar a los playoffs que comenzarán a finales de mes. Cuenta entre sus filas con jugadores como el internacional norteamericano Mix Diskerud, y desde luego, sus estrellas europeas, el inglés Frank Lampard, el italiano Andrea Pirlo, y el español David Villa, sus principales atractivos.

Desconozco quienes serán los integrantes de la plantilla que harán el viaje a nuestro país, pero supongo que parte de la negociación del partido entre ambas directivas indicaba que los jugadores antes mencionados fueran parte del cuadro que jugará en el Estadio Victoria. Desconozco también la seriedad con la que el cuadro norteamericano afrontará el duelo considerando que están muy cerca de comenzar la fase final de su liga, que como mencioné comenzará en un par de semanas.

Al margen de ello, y creyendo que será un buen espectáculo el que se ofrezca este viernes en el Estadio Victoria, me parece que habría que aplaudir el esfuerzo de la directiva por hacer un partido especial para la afición en esta nueva pausa por Fecha FIFA.

Hablando un poco de historia en este tipo de duelos, Necaxa ha enfrentado en varias ocasiones a cuadros de la MLS tanto en duelos oficiales, como en amistosos, siendo Los Angeles Galaxy el cuadro con el que más veces se ha enfrentado nuestro equipo. En ese tenor, el New York City se sumará a la lista de cuadros norteamericanos de la MLS a los que Necaxa se ha enfrentado y que está conformada por el mencionado Galaxy, el DC United, Chivas USA, Chicago Fire, Dallas Burn y Seattle Sounders.

Los neoyorkinos, un cuadro que apenas está viviendo su segunda temporada en la MLS será el cuarto equipo de esa liga que pise la cancha del Estadio Victoria, y el quinto que juegue en Aguascalientes. Esperamos que al igual que los anteriores, sean incapaces de llevarse un triunfo en un partido que si bien es amistoso, no sería agradable perder por tratarse del primer duelo internacional del equipo en siete años.

Tuesday, October 4, 2016

Un concierto de errores

Déjà vu. El pasado sábado los aficionados necaxistas vimos una película que ya habíamos visto en el transcurso del Apertura 2016. Un equipo vestido de rojo y blanco (esta vez de gris y negro) conseguía ponerse en ventaja en el marcador y decidía, ante la necesidad de triunfos, tratar de guardar la misma con un ajuste táctico al que futbolísticamente hablando, se le llama “meter el camión atrás”. Al final de la película, la ventaja desaparece.

Necaxa se paró en el Estadio Víctor Manuel Reyna y consiguió una ventaja de dos goles en la primera mitad del partido ante Jaguares. Un gol casi inmediato del rival evitó que nuestro equipo se fuera al descanso con ventaja en el que fue, en mi opinión el primer error en una tarde llena de errores para un cuadro que se quedó muy cerca de ganar en un estadio en el que nunca ha obtenido un triunfo.

Ese primer error fue un despeje de Marcelo Barovero que fue recuperado por el cuadro rival y que en tan solo unos toques término en el primer gol naranja de la tarde. El segundo error vino desde el banquillo al medio tiempo del partido, Luis Alfonso Sosa envió al terreno de juego al multicitado y multicriticado Alejandro Díaz. El joven jugador proveniente de América, al que en los primeros encuentros podía justificársele en cierta medida, dio un partido increíblemente malo.

Díaz pisó la cancha del Víctor Manuel Reyna y a los pocos minutos falló un gol hecho, una de esas jugadas en las que solo hay que poner el pie para enviar el balón al fondo de las redes. El delantero casi se mata en la acción para perderse un gol increíble en otro error más. Segundos después, nuevamente Díaz apareció en la lista al recibir un balón en el borde del área. Todo terminó en una mala recepción y un nuevo intento de suicidio de un jugador que se dedicó a trotar durante 45 minutos.

Necaxa comenzó a perder balones y a ceder la iniciativa al rival. Dividió la bola en acciones en las que no era necesario y dejó que un equipo que si bien no habia dominado, si había tenido el balón en varios lapsos del partido. Faltaban algo así como 15 minutos para que terminara el partido cuando ingresó Severo Meza en una clara muestra de que el guión había llegado al momento en el que Necaxa iba a cuidar la ventaja. Otro error.

Necaxa replegó líneas y cedió el balón apostando al contragolpe, lo peor, es que se optó por defender ante un rival que no ofendía y que cuando lo hacía llegaba sin peligro. Inexplicable. No me gusta jugar a ser técnico, pero ese fue un error más en la larga lista. Jugando como se estaba jugando se tenía neutralizado a Jaguares, y se le dio vida al ceder tanto terreno.

Por si eso no fuera suficiente faltaba un error más. De nueva cuenta Marcelo Barovero se equivocó, esta vez de manera grosera al no atajar un débil remate de cabeza de Jonathan Fabbro a los 85 minutos de juego en una acción en la que la marca fue displicente y en la que de manera increíble el atacante jaguar remato entre Mario de Luna y Marcos González, aunque el error desde luego, es de ‘Trapito’.

El.empate molesta, y molesta por la manera en la que se presentó, y porque el jugador más joven del equipo corría como si fuera el más cansado en el terreno de juego. Molesta porque ya hemos visto esta película en el torneo y porque aun cuando el estilo del técnico siempre ha sido así, parece que él, así como la afición, no se da cuenta que ya no jugamos ante Correcaminos, Coras y Cimarrones.

Sigo creyendo en el proyecto de la directiva con Luis Alfonso Sosa y hoy, pese a la infinidad de críticas que hay sobre él y su trabajo, no encuentro un argumento sólido para creer que deba irse de la dirección técnica del equipo. Y no, perdón, pero el no me parece que el “no me gusta” o el “nos volvieron a empatar” sean argumentos válidos. Mucha gente me ha dicho que con empates no nos vamos a salvar y transcurrido el 32% de la carrera por la permanencia, con todo y esos empates, hoy el equipo estaría salvado. Desde luego, la batalla está aún lejos de ganarse, pero de igual forma esta igual de lejos de perderse.

El caso de Barovero es digno de analizarse, y en verdad no puedo creer que haya quienes tras su muy grosero error ante Jaguares quieran verlo en la banca. ‘Trapito’ ha sido de lo mejor de Necaxa en el torneo, y si no fuera por él, muchos de los partidos que se afirma “debían haberse ganado” se pudieron haber perdido. Marcelo lleva 36 salvadas hasta ahora y el sentarlo por uno o dos errores sería penoso, y a la vez imperdonable para el técnico, que es el primero que debe darle su confianza. ¿Se acuerdan de ‘Tita’ exhibiendo a Carlos Trejo y a Iván Vázquez Mellado?, me disculpo nuevamente, pero yo no quiero otro ‘Tita’ que con sus desplantes rompa el vestidor, como sucedió en aquel entonces.

Castigar jugadores por un error no es solución de nada, y si lo fuera, tal como dije aquí hace una semana, tendríamos que ser igual de severos con cada uno de los integrantes del plantel. En ese sentido, me habría gustado ver que quienes hoy piden banca para Marcelo Barovero hubieran pedido lo mismo para aquel jugador que igualmente ha sido de los mejores del equipo en el torneo y que falló el gol del triunfo en el tiempo de compensación ante América, falla que al igual que la de ‘Trapito’, y al margen de las decisiones técnicas, le costó dos puntos al equipo.

Wednesday, September 21, 2016

De empates e inconformes

El primero de los duelos de la jornada doble dejó mucho que desear para muchos aficionados de Necaxa y tras empatar con América, sumado al empate del pasado fin de semana ante Atlas, nuevamente comienzan a aparecer varios inconformes con el accionar y los resultados del equipo. Luis Alfonso Sosa y Alejandro Díaz son, como han sido a lo largo del torneo, los villanos favoritos de todos, aunque la inconformidad de algunos comienza a tocar también a otros integrantes del plantel.

Dos empates podrían no ser necesariamente malos resultados -amén de los cinco encuentros sin derrota que acumulamos-, y me explico. El partido ante Atlas fue raro y si bien es cierto que se apostó a poco, me parece que esto se debe a la condición de visitante y no al hecho de que al técnico le falten tamaños como afirman algunos. El Estadio Jalisco vio un partido ríspido en el que si bien con un poco más se pudo haber ganado, cono ese mismo ‘más’ se pudo haber perdido. ¿Que hubiera pasado si Necaxa se lanza en los minutos finales por el triunfo y en un contragolpe nos ganan el partido?, simple, las críticas serían peores.

Ese duelo ante Atlas me parece que se definió cuando el miedo a perder fue más grande que el deseo de ganar por parte de ambos equipos. Ese empate en calidad de visitante podría no ser un mal resultado, siempre que se ganara nuevamente como local. Lamentablemente no fue así y ante América se sacó otro punto que a final de cuentas nos permite sumar, aunque lo ideal, lo tengo claro, sería sumar de tres en tres.

El partido contra América fue de contrastes y salvo algunos minutos en los que nos pasaron por encima en la segunda mitad, me parece fue equilibrado. Podemos hablar de atajadas de Marcelo Barovero, pero también de algunas de Moisés Muñoz, y en ese sentido, aún cuando el rival generó más ofensivamente, la única diferencia entre ambos equipos podrían haber sido los dos disparos a los postes, mismos que por supuesto, no van al marcador.

Probablemente América merecía haber ganado el partido, pero fue Necaxa el que tuvo el triunfo en el tiempo de compensación. No, no voy a ‘reventar’ a Edson Puch, pero si hay que decir que falló el gol del triunfo por ponerle, como se dice, ‘mucha crema a sus tacos’. Muchos me dirán que sigue marcando diferencia y que es el referente en ataque, si, es cierto. Pero igual falló. Puch dio un buen partido, lució lo que había dejado de lucir en los dos anteriores partidos y generó en ofensiva. Tristemente también pareció volver a jugar para él y su lucimiento personal, y no para el equipo.

No critico su entrega física, misma que al igual que su técnica individual no está en duda. Puch corrió, luchó, y como dije, generó. ¡Hasta se tiró un clavado para posteriormente darnos el empate!. Y no, tampoco le voy a criticar eso, pero por más que me digan que era un penal ‘clarísimo’, eso fue un clavado. Si, me dio gusto el gol y soy muy necaxista, pero eso no va a hacer que diga que sí era penal, algo que para mi, no lo era.

Es cierto que posteriormente hay una mano y un penal claro -muy claro- sobre Rodrigo Prieto, pero ¿Cómo reclamar después de que nos habían regalado uno?, Prieto falló una oportunidad clara y como mencioné, Puch tuvo el triunfo en el minuto 92. La diferencia es que hoy muchos critican a Prieto por su falla, pero no a Puch, cuando a final de cuentas cualquiera de las dos pudo haber significado el triunfo. Incluso hoy hasta Jesús Gómez sale criticado por una afición que lo adoraba y que exigía recibiera minutos.

A Luis Alfonso Sosa me parece que hay poco que reclamarle ya que su apuesta, tal como ha sido en cada juego de local ha sido buscando ganar el partido al hacer cambios ofensivos. A Prieto habría que tenerle más paciencia, a Gómez igual, y a algunos otros también. Eso, o tendríamos que olvidarnos de favoritos y criticar a todos de la misma manera por sus fallas. Lo de Alejandro Díaz me llama la atención, si, ha mostrado poco -igual que Riaño, y el mismo Prieto, por ejemplo- a lo que tendríamos que sumarle la presión que ha habido desde las primeras jornadas sobre él por parte de la afición. Creo que por esa razón, y más allá de lo futbolístico, sería mejor darle minutos entrando de cambio, y no enviarlo de titular.

Ante América se debía ganar por la condición de local, pero hay que ver que por más que nos vendieran a un América “en mal momento” hace apenas 10 días, todos hablaban de su épica remontada. Además, es un rival que siempre va a ser peligroso. A Jaguares en contraparte, si, sin pretextos, sin importar quienes jueguen, sin importar que sea de visita, o cualquier otra cosa hay que ganarle. No hacerlo sería sencillamente imperdonable, y un duro golpe al ánimo del equipo, y a la misma credibilidad de los que estamos convencidos de que el proceso va por buen camino. Desde luego más allá de un resultado habría que analizar el por qué de éste, pero me parece que el sábado se tienen que sumar tres puntos. No hay más.

Wednesday, September 14, 2016

Cuentas pendientes y tres puntos de oro

El pasado sábado, Necaxa consiguió su segundo triunfo del torneo y el primero en casa en este Apertura 2016. El rival y víctima fue un viejo conocido con el que a pesar de no sea un contrincante emblemático para nuestro equipo, siempre habrá cuentas pendientes.

Antes del triunfo ante Querétaro previo a la Fecha FIFA, Santos era el último antecedente de un triunfo en Primera División, mismo que tardó 15 partidos y 5 largos años. En ese sentido, ese era el principal recuerdo de muchos en cuanto a este rival se refiere, no obstante, como dije, hay y habrá cuentas pendientes con Santos, y desde luego, también habrá oportunidad para cobrarlas una a una.

¿Como olvidar la Final que se definió con un gol de Jared Borgetti en un clarísimo fuera de lugar?, o bien, ¿Aquella serie que cuatro años más tarde nos ganaron una noche de sábado en el Estadio Azteca en el que una acción en la que el balón salió del campo por lo menos medio metro terminó en el segundo gol -el definitivo en la serie- del conjunto verdiblanco?, imposible.

De igual forma, es difícil hablar de Santos y no recordar que la última vez que se jugó una serie de liguilla en Primera División fue ante ellos y que ganando en el viejo Estadio Corona, buscando un gol más que nos pusiera en una semifinal, el árbitro Mauricio Morales nos acribilló al inventarle un penal increible a Omar Ortiz que fue lo que terminó sentenciando la serie. ¿Y qué tal el gol que absurdamente José Alfredo Peñaloza le anuló a Pablo Quattrocchi ya en el TSM por una supuesta falta sobre un Felipe Baloy que estaba a casi un metro de distancia y que le costó un puntos al equipo, son muchas, y fueron dolorosas porque todas fueron injustas.

Por lo pronto, Necaxa sigue disputando su propio torneo y el duelo ante Santos significó tres puntos de oro en la tabla porcentual, mismos que por ahora nos permitieron salir del sótano y escalar hasta la decimocuarta posición. Desde luego, sería absurdo creer que la batalla está ganada porque aún falta mucho por recorrer y para que se defina que cuadro visitará el Ascenso MX.

En lo personal, lo que vi el sábado me gustó. Y es que más allá de que se sufrió al final y de que continúan presentándose algunos errores -uno de ellos nos tenía abajo apenas a los dos minutos-, el equipo mostró capacidad de reacción ante los laguneros. Necaxa jugó bien una vez más y esta vez lo coronó con un triunfo como local que se tardó en llegar, pero que lo hace a tiempo y que seguramente servirá para reforzar la confianza del plantel.

Me atrevo a decir que muy probablemente fuimos muchos los que pensamos que se nos vendría la noche tras la anotación lagunera y por eso es que resaltó la capacidad de respuesta que mostró Necaxa tras recibir ese gol de vestidor. Poco a poco el equipo se hizo con el balón y comenzó a pisar terreno rival hasta que una falta sobre Luis Felipe Gallegos derivó en un gran servicio de Jairo González que Brayan Beckeles remató de igual forma para empatar de manera rápida. La anotación de Fabián Espíndola y el servicio que le puso un incansable ‘Pipe’ Gallegos fueron también espectaculares.

Se sufrió, sí, pero esta vez no se sufrió tanto como en anteriores encuentros. Si bien en la segunda mitad del partido hubo momentos en los que se cedió la iniciativa, Necaxa continuó siendo peligroso y no se replegó tanto.

Para resaltar desde luego, la obtención del resultado, la mencionada capacidad de respuesta, y las actuaciones de gente como Marcelo Barovero, Brayan Beckeles, Jairo González -éste especialmente en la primera mitad- y de Luis Felipe Gallegos, quien no deja de correr un solo instante cada jornada. También Rodrigo Prieto me gustó en los pocos minutos que tuvo actividad, y ni hablar de la personalidad que mostró en general el equipo completo. Necaxa jugó tan bien, que Edson Puch desapareció y no se notó su ‘ausencia’ en lo absoluto, aún cuando los comentaristas de Televisa Deportes parecían ver el número 22 en cada espalda rojiblanca y le daban crédito por todas las jugadas en ataque del equipo.

Salimos del sótano porcentual y la visita del sábado ante Atlas luce no tan complicada como lucían algunas anteriores -caso específico las de León, Pachuca, y Monterrey- por lo que podemos pensar que se puede seguir sumando antes de enfrentar el próximo martes a nuestro ‘querido’ ex-hermano, el América. Por lo pronto, Necaxa sigue demostrando que puede dar pelea a cualquier rival y que, aunque a muchos no les guste, Luis Alfonso Sosa sabe hacer su trabajo tanto táctico, como de manejo de grupo.