Monday, August 29, 2016

​​Río 2016: Malos manejos, pocas medallas

Hace ya una semana concluyeron los Juegos Olímpicos de Río 2016 y tal como sucede cada cuatro años, la cosecha de medallas para la Delegación Mexicana fue muy pobre, pese a que en los días finales de las competencias cayeron algunas preseas inesperadas para los deportistas mexicanos.

La historia de Río 2016 no fue muy diferente de las de Londres 2012 o Beijing 2008, ni a las de algunas ediciones anteriores de los Juegos Olímpicos. Pocas medallas, y un sin fin de irregularidades entre las autoridades que se encargan de regir los organismos deportivos de nuestro país son el pan de cada día en este tipo de eventos.

Desde aquellos atletas que tuvieron que salir a ‘botear’ para poder completar el viaje a tierras olímpicas, a aquellos que tienen todo y no consiguen nada, pasando desde luego por los amigos y familiares de dirigentes que se pasean y se dan la gran vida como parte de una delegación en la que no realizan labor alguna y que pese a ello cuentan con todos los apoyos, son lo mismo de siempre.

Y es que no solamente hubo atletas que tuvieron que ‘botear’, hubo otros que tuvieron que dejar a sus entrenadores en México -para que desde aquí, ellos vieran cómo se conseguía una medalla-, e incluso hubo quienes tuvieron que pedir uniformes prestados a otros atletas o utilizar los que habitualmente los acompañan a sus competencias y que no son los oficiales de la delegación mexicana para unos Juegos Olímpicos.

Las críticas hacia diferentes dirigentes del deporte mexicano no se hicieron esperar por parte de los medios de comunicación y de los aficionados/ciudadanos en general, y me parece que aún cuando en ocasiones se llega a exagerar en todo lo que está mal, dichas críticas son ganadas a pulso por los federativos mexicanos.Tristemente esas irregularidades no son algo que nos debieran extrañar a estas alturas del juego.

Malos manejos ha habido siempre en el deporte mexicano, y no solamente en los deportes olímpicos. Los compadrazgos, los amiguismos y diversos conflictos de intereses son en gran parte el problema que acarrea la falta de preseas en la justa veraniega, y en general en diversas competencias internacionales. Talento hay desde luego, pero de igual forma en muchas ocasiones faltan instalaciones o condiciones adecuadas para entrenar.

Por lo pronto, hay que aplaudir el esfuerzo de los que consiguieron medalla y de los que compitieron al máximo de sus alcances, no así, a aquellos que defraudaron y que se mostraron conformes porque no le deben nada a nadie, por ejemplo.

Reconocimiento merecido para María del Rosario Espinoza (Plata - Taekwondo +67 Kgs.), Germán Sánchez (Plata - Clavados Plataforma 10 mts.), María Guadalupe González (Plata - Caminata 20 Kms.), Ismael Hernández Uscanga (Bronce - Pentatlón Moderno) y Misael Rodríguez (Bronce - Box 75 kgs.).

Saturday, August 27, 2016

Cuando se tiene piel delgada

El pasado jueves se publicó en Pasión Rojiblanca la columna semanal de Arturo Reyes, "Querido Edson Puch", misma en la que nuestro amigo resalta la forma en la que el chileno ha enfrentado el torneo, siendo quizá el mejor jugador del equipo, pero quedándole a deber al mismo. Una crítica en mi opinión, respetuosa y llena de verdad.

Tristemente, Edson Puch parece no tener en la cabeza la misma capacidad que tiene en las piernas y quizá por ello es incapaz de aceptar una crítica constructiva o algún comentario que no lo ponga como el crack que todos quieren ver o que todos creen ver en el terreno de juego.

Las capacidades de Puch dentro del terreno de juego y sus alcances como futbolista profesional no están en duda, aunque hay algunas actitudes de él que no me han gustado del todo. Lo he dicho antes, Puch en ocasiones parece menospreciar a sus compañeros al querer poner en juego cada balón detenido, y eso no es bueno. Él debe jugar para el equipo, y no el equipo para él. Si bien luce por lo que es capáz de hacer, nadie puede estar por encima del grupo, ni pretender lucir más que el resto del equipo.

Tristemente, el chileno da la impresión de tener actitudes de diva no solamente en el terreno de juego, sino también fuera del mismo y me refiero a lo que sucedió a raíz de la columna publicada aquí por Arturo Reyes. Evidentemente, tras el tuit publicado en la cuenta de Pasión Rojiblanca en el que se menciona al jugador, éste vino a leer y su mejor respuesta no fue como lo hubiéramos esperado, en la cancha, sino por medio de un bloqueo a Arturo, que como ustedes saben es periodista profesional.

No digo que los jugadores tengan que ser amigos de todo mundo, nisiquiera que tengan que sonreír para todas las fotos, no. Pero el bloquear a alguien solamente porque se hace una crítica, me parece que es lamentable. La columna de Arturo dista mucho de ser un ataque o una falta de respeto hacia el jugador o su accionar. No se descalifica en ningún momento a Puch, quien solamente denota que es capáz de hacer un berrinche infantil a la menor provocación.

Veo la respuesta de Puch y no dudo que tenga la piel muy delgada y que no se ha dado cuenta que ya no juega en la Liga de Quito, sino en un equipo importante de una de las mejores ligas del continente. Si, muchos dirán que LDU es muy mediático en Ecuador, pero esa liga no tiene el peso que si tiene la Liga MX, mismo peso por el que seguramente el chileno se inclinó a venir a nuestro país.

Ya ni hablar de las declaraciones que hizo a su llegada, la semana que comenzaba el torneo, cuando lo primero que se le ocurrió destacar de la Liga MX era que pagaba buenos sueldos, situación que si llevamos al terreno de la especulación, podría decirnos el por qué su necesidad de lucir todo el tiempo, para buscar un mejor contrato que el que tiene actualmente con el equipo.

Hace apenas unos días, en el Episodio 113 del Podcast PR, al hablar sobre la actuación de Edson Puch en el duelo del pasado fin de semana ante Tijuana, dije que "Un jugador con esas características y con ese potencial tendría que ser más inteligente y no hacer esas barbaridades", refiriéndome a la forma en la que parecía querer llevarse una tarjeta roja por parte del árbitro.

Puch fue temerario ante Xolos y por momentos pensé que se había vuelto loco. Hoy, con sus actitudes de diva y sus berrinches de niño llorón -perdón, pero es eso-, me parece que algo en su cabeza no funciona bien. Y ojo, no estoy afirmando nada, estoy suponiendo, antes de que vengan aquí a decirme que lo estoy atacando o que le estoy faltando al respeto.

El crack que todos parecen ver, también tiene su lado diva, y eso no beneficia en nada a Necaxa o a los intereses deportivos del club. Insisto, Puch debe jugar para Necaxa, y no Necaxa para Edson Puch. Lamentable tener a un gran jugador como él, y que pese a lucir, éste aporte muy poco, dentro, y parece ser, fuera de la cancha.

En lo personal, no veo a Puch jugando mucho tiempo en Necaxa, y creo que es mejor así. Que se lleve su buen futbol, y sobretodo su protagonismo, sus desplantes, y sus intereses económicos a otro lado.

Thursday, August 25, 2016

Un aniversario diferente

El pasado domingo Necaxa cumplió 93 años de vida, y lo hizo como todos pedíamos hace un año, como un equipo de Primera División, situación que no ocurría desde el Aniversario 87 en 2010.

El momento que atraviesa Necaxa en el Apertura 2016 y más propiamente en la tabla de clasificación y la porcentual ha hecho que durante las últimas semanas la afición se muestre un tanto impaciente en la espera de un triunfo que no llega y que cada semana -exceptuando cuando se enfrentó a Monterrey- parece quedarse muy cerca. Esa impaciencia de la que hablo, ha derivado en constantes críticas -correctas o no- hacia Luis Alfonso Sosa y la directiva del equipo.

Los cuatro puntos cosechados hasta ahora son poco para lo que Necaxa ha merecido en el torneo, pero sobre todo, son poco en un año en el que de antemano -fuera de los sueños de grandeza de algunos- sabíamos que sería muy complicado y en el que sumar de tres es obligado por lo menos cuando se actúa en casa. El propio Luis Alfonso Sosa lo ha manifestado así al decir que “esto no es de merecimientos”, y si, incluso los que hoy son sus detractores tendrán que darle la razón por primera vez en lo que va del semestre.

En medio de este marco llegó el Aniversario 93, un aniversario diferente no solamente porque por primera vez en seis años no lo festejamos en el Ascenso MX, sino también, porque el festejo fue tibio, en parte por el momento que se atraviesa y en parte porque salvo mensajes en redes sociales, la afición -me incluyo- y la directiva misma, no hicieron mucho para hacer de la fecha algo especial.

Justo en estos días llegó un nuevo Director Deportivo en la persona de Carlos López, anunciado el pasado viernes y presentado de manera oficial el lunes en Casa Club. El ‘cordobés’, quien tiene pasado como jugador de Necaxa y que se desempeñaba como comentarista en TDN, siendo también conductor de Zona Necaxa, llega a ocupar un puesto que ha sido algo olvidado en tiempos recientes y que se mantenía vacante tras la partida de Eduardo de la Torre.

Hay mucho trabajo por hacer tanto para Carlos López y en general la directiva, así como para Luis Alfonso Sosa, su cuerpo técnico, y desde luego, los jugadores del primer equipo. No obstante, me parece que eso no tendría nada que ver con el festejo o no de un aniversario más del club, al menos, por parte de los aficionados.

Sobra decir que aún cuando no escribí nada al respecto ni en mis redes sociales, la fecha de fundación del que a alguna vez me refiriera en alguna columna como ‘aquel equipo que viste una histórica playera a rayas rojas y blancas’, siempre está presente. De igual forma, estaría de más, decir que sigo tan enamorado de este club, como lo he estado desde que tengo uso de razón, cuando los títulos de liga aún no se asomaban por el horizonte rojiblanco.

¡Felices 93, querido Necaxa!

Tuesday, August 23, 2016

Sunday, August 21, 2016

Una Firma 'De Fútbol y Amistad'

Hace unas semanas publiqué aquí un texto acerca de 'Ida y Vuelta: Una correspondencia sobre fútbol', libro de Martín Caparrós y Juan Villoro que reune las cartas -electrónicas, pero cartas al fin- que ambos escritores se enviaron para hablar de la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010.

Casi al final del libro cité la dedicatoria que Juan Villoro puso de puño y letra en mi ejemplar de este libro editado en 2012. Esta es la firma de Villoro en mi libro:

Friday, August 19, 2016

Wednesday, August 17, 2016

Una actuación lamentable

El pasado sábado, Necaxa pisó por primera vez en su historia la cancha del Estadio BBVA Bancomer de Monterrey, y lo hizo para regalarnos la que sin duda, es la peor actuación del equipo en lo que va del Apertura 2016.

Si bien es cierto que el resultado del juego de visita ante Rayados podía ser considerado como una derrota presupuestada -en lo personal yo puse Monterrey en la #QuinielaPR-, me parece que la cara que nos mostró el equipo fue muy triste, y como el título de esta columna lo indica, fue una actuación lamentable.

Hasta antes del duelo ante Rayados, quizá podíamos decir que el equipo estaba jugando bien, ahora no es así. Si bien hace una semana vivimos nuestra mejor actuación y pudimos haber goleado a Pumas, esta vez fue todo lo opuesto y fuimos nosotros los que pudimos haber salido con un marcador de escándalo en contra.

Pocos son los que se salvan en un partido en el que nos comenzaron a apedrear el rancho a los 15 segundos de haber iniciado. La defensa por ejemplo, me parece que cumplió, aunque el segundo gol de Monterrey es completamente una falla defensiva de nuestro equipo. El primero no me parece así, ya que es un tanto circunstancial por el rechace y el rebote que preceden al cabezazo de José María Basanta.

La media cancha desapareció y la delantera continúa sin aparecer. Algunos mencionan que Marcelo Barovero luce sobrado al no lanzarse, pero él es así, si no llega, no se lanza, y a ese balón no hubiera llegado. "Al menos debería lanzarse", dicen algunos y no comparto, ya que cuando un portero se lanza una vez que pasó el balón solamente lo hace para verse ridículo.

A Yosgart Gutiérrez tampoco hay nada que reclamarle en la segunda anotación, ya que como dije es totalmente una falla de la defensa. Diego Riolfo me gustó en los minutos que jugó, entró a pelear cada balón y a correr como muy pocos lo hicieron, incluso hasta recriminó a sus compañeros en una acción en la que nadie se acercó para recibir el esférico.

El partido de Necaxa fue tan malo que esta vez nisiquiera el nuevo ídolo de todos, Edson Puch, se salva. Si, el chileno metió un golazo, pero también falló miserablemente un mano a mano ante Alexander Domínguez. Si, también dejó sembrado en el terreno de juego a Walter Gargano tras recortarlo, pero, ¿apareció en alguna otra jugada?, no.

Me pueden decir que es el único que aparece aunque sea de vez en cuando y quizá ante Monterrey fue el único que apareció, pero si el mejor aparece tres veces en un partido, después de haber desaparecido durante toda la segunda mitad en el anterior, tenemos un problema, y probablemente no tendríamos que hablar del 'mejor', sino del 'menos malo'. Y no me malinterpreten, tampoco trato de crucificar a Puch, quien junto a Marcelo Barovero, Mario de Luna y Xavier Báez me parecen los más destacados del equipo en el torneo.

Lamentablemente parece que ante los ojos de todos, todo lo que hace él está bien y lo que hacen los demás está todo mal. Tras cinco partidos, las críticas siguen siendo solamente para dos personas y los aplausos para uno solo. Una situación tan lamentable como los mismos resultados del equipo. ¿Dónde está ese apoyo incondicional y fe ciega que todos tenían hace apenas unas semanas en la directiva, el cuerpo técnico y los jugadores?

Está de más decir que ante Tijuana se debe ganar sin importar que enfrentemos al líder. El triunfo urge y ganar en casa es imperativo tras un par de empates ante dos de los 'grandes' del fútbol mexicano. El triunfo tiene que llegar ya, sin importar si se juega tan bien como ante Pumas, o tan mal como ante Monterrey.

Monday, August 15, 2016

El Complot Mongol (Rafael Bernal)

Hacía mucho tiempo que había querido leer 'El Complot Mongol' del escritor y diplomático mexicano Rafael Bernal, aún cuando no sabía específicamente de qué trataba el libro y nunca había leído nada de este autor nacido en la capital de la República.

La razón principal por la que tenía ganas de leer este libro era la referencia que tenía de el como la primera novela negra escrita en nuestro país, años antes de que apareciera por ejemplo, el más célebre autor del género y creador del inolvidable Héctor Belascoarán Shayne, Paco Ignacio Taibo II.

Este libro escrito en 1969 es de esos que pueden leerse en tres o cuatro tardes, ya que tiene el poder de ir atrapando al lector. Al principio, he de confesar, me costó un poco de trabajo entender bien a bien la forma de escribir de Bernal y es que me resultaba un poco confuso diferenciar lo que era la narración de la historia como tal y lo que eran los pensamientos del protagonista.

Éste -el protagonista- dicho sea de paso, es un asesino a sueldo que trabaja para la policia y que responde al nombre de Filiberto García, quien gusta de referirse a si mismo no como policia o investigador, tampoco como asesino a sueldo o matón, sino como fabricante de muertos en serie, o cómo dice en repetidas ocasiones, de "pinches muertos".

La personalidad de García en el caso en el que se le asigna a trabajar junto a un agente del Servicio Secreto Ruso y uno del FBI es sin duda lo que le aporta mucho a la sensación que queda durante y después de la lectura del libro. Y es que aún cuando está rodeado de algunos personajes muy peculiares, Filiberto es en todo momento el protagonista de 'El Complot Mongol'.

Hay momentos en los que es imposible no sonreír -o reír- producto de alguna de las expresiones que utiliza nuestro "fabricante de pinches muertos" ya sea en sus pensamientos, o en la forma de dirigirse hacia otros personajes. García, como lo llaman quienes le dan el caso es un tipo serio en cuanto a su manera de actuar y constantemente desea que las órdenes hubieran sido 'quebrarse' a alguien para así terminar con el embrollo.

No obstante, Rafael Bernal se las ingenia para mostrarnos una parte un poco más humana de su sui géneris matón, quien dicho sea de paso es una persona muy persistente -o necia, se podría decir- en cuanto a su manera de actuar y en cuanto a sus ideales, si es que pudiéramos considerar que los tiene, lo que hace que por momentos uno se pueda sentir identificado hacia él.

El libro me pareció excepcional y creo que la espera de años para poder leerlo valió la pena. Tristemente se trata de uno de los últimos libros escritos por Rafael Bernal, por lo que aún cuando tiene algunas otras novelas policiacas no hay más con Filiberto García como protagonista.

'El Complot Mongol' es un libro que seguramente le gustará a los enamorados de la Ciudad de México y a aquellos que gustan de leer historias del género policiaco.

Título: El Complot Mongol
Autor: Rafael Bernal
Páginas: 221
Año: 1969
Se quitó el sombrero, sacó la cuarenta y cinco y la escondió dentro. Parecía un tranquilo ciudadano que regresaba tarde a su casa. El hombre del coche estaba fumando, con la ventanilla abierta. García se detuvo cerca de él.

Saturday, August 13, 2016

Juntos otra vez

El Auditorio Nacional de la Ciudad de México sirvió como escenario para que una vez más los 'idolos del Rock and Roll' de la década de los sesentas se reunieran ante su público y algunos otros como yo, que estuvimos presentes para ser testigos de un concierto que duró más de 4 horas.

El darle una sorpresa a mi madre fue el pretexto ideal para que semanas antes del concierto, un servidor comprara boletos para el evento. Mentiras en complicidad con mi hermana -que acudió con nosotros al Auditorio Nacional- y enojos de la sorprendida durante el trayecto engalanaron el mismo e hicieron que no fuera sino hasta que estábamos dentro del inmueble que mi madre se enteró a qué ibamos.

El concierto comenzó puntual, a las 8 de la noche. Un maestro de ceremonias salió al escenario para hablar un poco de la época dorada del Rock and Roll y diera pie al primer grupo de la noche: Los Hermanos Carrión, quienes comenzaron a cantar algunas de sus más conocidas canciones. En general, su actuación fue buena, aunque la interacción del vocalista con el público me pareció algo tibia. Mi favorita de esta parte del concierto fue 'Las cerezas'.

Alrededor de 25 minutos después, el maestro de ceremonias regresó al escenario para presentar al segundo grupo: Los Hooligans. Su primera canción fue 'Agujetas de color de Rosa'. Mas adelante apareció 'El Gato Loco' y algunas otras. Pese a que esta banda contó con la presencia de un par de bailarinas e incluso el cantante tomó bombín y bastón en una de sus interpretaciones, el sonido no fue el mejor y por momentos era complicado entenderles.

El tercer grupo de la noche fueron Los Rebeldes del Rock. Algunas de las canciones como 'Siluetas', 'Hiedra venenosa' o 'Muevanse todos' fueron de mis favoritas de toda la noche. La interacción con el público por parte del vocalista fue espectacular y a gusto personal los 25 o 30 minutos que estuvieron sobre el escenario fueron de lo mejor de la velada.

El cierre de las bandas invitadas vino con Los Teen Tops, banda que en lo personal se me hizo muy fría. Nula participación con el público y solamente un momento un tanto emotivo cuando dedicaron una canción a uno de los integrantes del grupo, fallecido el último año.

Cerca de las diez de la noche, el presentador anunció que había llegado el momento de ver a los estelares de 'Juntos Otra vez', y para ello comenzaron a proyectarse en las pantallas algunos videos de bienvenida grabados previamente por Angélica María, César Costa y Enrique Guzmán, además de un audio en el que Alberto Vázquez, programado originalmente, explica su ausencia por razones médicas.

La llamada 'Novia de México', Angélica María fue la primera en hacer su aparición en el escenario. Su actuación duró 40 o 45 minutos y en lo personal no me agradó tanto porque no conocía sus canciones, salvo 'Edi Edi' y 'Cuando me enamoro', desde luego. Confieso que esa parte del concierto, así como sucedió con Los Teen Tops me pareció aburrida, y por ello en ese momento comencé a preguntarme cuánto habría quedado mi querido Necaxa, que esa noche había jugado en Pachuca, cerca de la Ciudad de México -después me enteré de que perdió su primer partido del torneo-.

Tras la actuación de Angélica María, llegó César Costa, quien de inmediato comenzó a cantar algunos de sus éxitos. 'La historia de Tommy' abrió la que fue una gran presentación en la que interactuó bromeando constantemente y explicando brevemente lo que cada una de las canciones que interpretó habían significado para él. Incluso bromeó con sus famosos suéteres y desde luego se deshizo del traje para ponerse uno de ellos.

En lo personal, junto a Los Rebeldes del Rock, la actuación de César Costa me pareció de lo mejor. Cantó un tema a dueto con Angélica María y posteriormente muy buenos covers de Crazy Little thing called Love' de Queen, y de 'Rock around the Clock' de Bill Haley and His Comets, para rematar con una gran interpretación de 'My way', compuesta por Paul Anka e inmortalizada por Frank Sinatra, cantando esta última en inglés.

Faltando aproximadamente 25 minutos para la medianoche, Enrique Guzmán salió al escenario. Me pareció increíble la manera en la que el público se le entregó, ya que bastó que caminara hacia el centro del escenario para que sin decir palabra alguna se escuchara una de las ovaciones más fuertes de la noche. Su eterna sonrisa enmarcó ese momento que fue coronado con 'Mi corazón canta', aunque mi momento favorito de su actuación fue con 'Dame Felicidad'.

Me gustó mucho la manera en la que Guzmán interactúa con el público al tiempo que aprovecha para mentar un par de madres, decir que se extrañó al 'cabrón' de Alberto Vázquez, echarle en cara a César Costa que él si ganó el Festival OTI -Costa fue segundo lugar- y hasta recordar su noviazgo con Angélica María. Su actuación fue buena y pese a que físicamente no lucía bien -parecía enfermo- cantó a todo pulmón y de gran forma.

Bromeó muchas veces con la gente, recordó que el Metro ya les había cerrado y tras cantar un pedacito de 'La Boa' interpretó un par de canciones con Angélica María. Al final apareció César Costa para que pasada medianoche, entre los tres invitaran a los integrantes de los grupos que se presentaron durante la noche para cerrar todos juntos cantando 'Muevánse todos'.

En general fue una muy buena noche y el ver a mi señora madre disfrutar por más de 4 horas fue lo mejor. Tenía mucho tiempo queriendo llevarla a ver a los que fueran sus 'idolos' de juventud y no fue sino hasta ahora. Por lo pronto, a esperar nuevas fechas para volver a darle un regalo así.

Thursday, August 11, 2016

Un mal sabor de boca

El pasado sábado, Necaxa estuvo a tan solo cuatro minutos de conseguir su primer triunfo del Apertura 2016, tristemente un nuevo error defensivo permitió el gol de la igualada para unos Pumas que tienen más puntos de los que en realidad merecerían.

La manera en la que se escapa el triunfo hace que en todos quede un mal sabor de boca al saber que el partido ante los universitarios se debió ganar. Esto ha derivado una vez más en infinidad de críticas tanto para Luis Alfonso Sosa, como para algunos jugadores, en especial, y tal como ha sido desde el arranque del torneo, para Alejandro Díaz.

Me parece claro que Luis Alfonso Sosa se equivocó y más allá del error de Erik Vera en la cobertura -o el de Manuel Iturra en el primer gol-, el técnico es en esta ocasión el principal responsable de que se nos hayan escapado dos puntos muy importantes. Sosa regaló un punto a Pumas al entregarles el balón y cederles el terreno de juego de manera muy temprana en el partido.

La liguilla pasada, todavía en el Ascenso MX, critiqué mucho el que por momentos el equipo no buscara matar a sus rivales pese a mostrarse superior a ellos, y con Pumas pasó algo parecido. Necaxa se tiró atrás a cuidar la ventaja en lugar de seguir al frente en busca de un gol que matara las aspiraciones del rival, quienes finalmente empataron y tras hacerlo pudieron haberse llevado el botín completo.

Pese a ese sabor a derrota que deja el empate ante Pumas, en lo personal estoy tranquilo porque el sábado vimos al mejor Necaxa en lo que va del torneo. Al margen de que se hayan conseguido un par de goles para terminar con la sequía ofensiva en el Apertura 2016, Necaxa generó más ocasiones de las que se generaron probablemente en los tres primeros duelos del torneo juntos.

Edson Puch dio un gran juego y sin duda alguna fue la figura del encuentro, no obstante, quizá por el desgaste físico -o la postura misma que adoptó el equipo- sencillamente desapareció en la segunda mitad del partido. En ese sentido, el seleccionado chileno tuvo una noche de contrastes. Marcó un gol espectacular al cobrar un penal a lo 'Panenka', puso un disparo en el poste, y en otra acción sacó al 'Pikolín' Palacios para disparar a puerta en una acción que fue salvada en la línea de gol por la defensa rival. Todo eso, en el primer tiempo.

Desde luego, Necaxa fue mucho más que Pumas y mucho más de lo que mostró Edson Puch en el partido. Mario de Luna estuvo cerca de marcar en un par de ocasiones, en la primera de ellas Alejandro Palacios desvió el remate, y en la segunda, el poste fue el encargado de decir "No". Marcos González anotó de cabeza y Claudio Riaño se perdió un gol cantado, tal como sucedió ante Cruz Azul, en un mano a mano en el que no pudo definir.

Como dije, estoy tranquilo porque el funcionamiento del equipo me permite estar de esa manera, sin embargo, la necesidad de un triunfo es urgente para evitar que poco a poco comience a aparecer la presión y porque de alguna forma tres puntos ayudarían también a calmar el ánimo de la afición, que en su mayoría parece estar un tanto desesperada en el arranque del torneo.

La manera en la que se da el empate de Pumas hace que duela, pero poco a poco Necaxa va mejorando, hay que seguir siendo pacientes y no explotar si el próximo fin de semana no se da un resultado positivo en una visita que luce muy complicada al BBVA Bancomer de Monterrey.

Tuesday, August 9, 2016

Ida y Vuelta: Una correspondencia sobre fútbol (Martín Caparrós y Juan Villoro)

Si no mal recuerdo, esta es la primera vez que leo un libro que fue co-escrito por dos autores. No obstante, me parece que 'Ida y Vuelta: Una correspondencia sobre fútbol' de Martín Caparrós y Juan Villoro podría ser muy diferente a otros títulos escritos por más de un autor, en principio, porque no se trata de una historia que cuenten entre ambos escritores.

El título mismo del libro nos dice lo que podemos encontrar en las páginas de este ejemplar. El argentino Martín Caparrós y el mexicano Juan Villoro intercambiaron correspondencia 'futbolera' durante la Copa del Mundo de Sudáfrica en 2010, uno de ellos recorriendo diferentes lugares del 'continente negro' y otro más, ubicado en la Ciudad de México.

La correspondencia entre Caparrós y Villoro se publicó en su momento en el sitio web de una revista y denota la gran amistad que existe entre ellos, así como el innegable gusto que tienen por el llamado 'Deporte de las patadas' en una Copa del Mundo en la que por si fuera poco, las selecciones de ambos habrían de verse las caras en una de las fases definitivas.

Desde luego, los textos reproducidos en 'Ida y Vuelta' van mucho más allá de temas futbolísticos e incluso comienzan antes de que arranque la cita más importante del mundo del fútbol. Además, cuando se adentran en el tema, lo hacen hablando no solamente del Mundial por lo que irremediablemente salen a relucir las aficiones que cada uno de ellos tiene hacia Boca Juniors o Necaxa -creo que no necesito decir cuál de ellos es el necaxista-.

Martín Caparrós describe infinidad de lugares en los que hace un trabajo para organismo internacional, sitios que son tan lejanos, como extraños para gran parte del mundo y desde los cuáles él vivió una Copa del Mundo que fue diferente y que se celebró por primera vez en territorio negro. De igual forma, desde la lejanía, el argentino sufrió para ser testigo de algunos momentos de este evento.

Por su parte, Juan Villoro vivió ese Mundial desde la Ciudad de México, a través de la televisión, en escenarios como cafés, restaurantes, en la sala de su casa, e incluso, en un cine o la sala de espera de un hospital, refugiándose en un sedentarismo que le dio un toque especial a sus opiniones, mismas que fiel a su estilo fueron aderezadas con un innumerable número de citas y referencias, tanto históricas como literarias.

Habría muchos puntos a destacar sobre el libro, pero sin lugar a dudas quizá sería oportuno hacerlo con algo que sucede casi al comienzo de la lectura, cuando argentino y mexicano, dejan en claro la forma tan diferente en la que se vive el fútbol para unos y para otros, cosa que ejemplifican con frases tan simples como "Soy de Boca" y "Le voy al Necaxa".

'Ida y Vuelta: Una correspondencia sobre fútbol' es mucho más que un libro sobre el deporte más popular del mundo y quizá podríamos definirlo también como el propio Juan Villoro lo hizo en la dedicatoria que estampó en mi ejemplar hace apenas unas semanas: "Este libro que trata de demostrar que el fútbol es una forma de la amistad".

Título: Ida y Vuelta: Una correspondencia sobre fútbol
Autores: Martín Caparrós y Juan Villoro
Año: 2012
Páginas: 192
Me preguntas quién es el enemigo jurado del Necaxa. La respuesta es triste: el gobernador de Aguascalientes. Como tantos políticos en este país, ofreció recursos del erario para que mi equipo se fuera a esa ciudad. Si Boca Juniors tuviera un dueño mexicano, se mudaría a la Patagonia. Pero no te deprimo: disfruta tu paso por Zambia y el Brasil sin samba.

Sunday, August 7, 2016

Una firma de 'El lado Oscuro'

Cuando terminé de leer 'El Libro que resucitaba a los muertos' de Carlos Bustos, tuve sensaciones encontradas, ya que como expliqué en el post que le dediqué al libro, hubo partes que me gustaron y otras en las que siento que la historia no fue tan buena como pudo haber sido.

Ese libro, fue un regalo que me hizo mi hermana, quién lo había comprado antes de recibirlo -de obsequio, también- en un evento en el que estuvo presente el autor. De esta forma, aún sin conocer a Carlos Bustos, esta es la firma que mi hermana consiguió para el que a la postre sería mi ejemplar de 'El Libro que resucitaba a los muertos':

Friday, August 5, 2016

Un millón de técnicos

El arranque del torneo para Necaxa no ha sido lo que muchos esperaban y tras tres jornadas en el Apertura 2016 nuestro equipo suma apenas dos unidades y no ha sido capaz de marcar anotación. Esto ha derivado en infinidad de críticas hacia la directiva, el cuerpo técnico, y algunos jugadores.

Desde luego, cada quien puede tener su punto de vista sobre lo que sucede al interior del equipo y que puede verse reflejado en el desempeño sobre el terreno de juego. Que fulano no juega, que sutano si, que merengano no debería estar, y un largo etcétera. Como bien dicen, el fútbol tiene millones de directores técnicos, y en ese sentido la afición necaxista parece no ser la excepción.

Hoy, apenas tres encuentros después de haber regresado a Liga MX, hay personas que piden la cabeza de Luis Alfonso Sosa, si, aquel técnico que nos trajo de regreso en tan solo seis meses, y también, aquel al que defendían a capa y espada cuando regaló -fue lo que hizo- la Final de Copa MX ante Veracruz.

Actualmente, a 'Poncho' se le critican los planteamientos, los cambios, o hasta los jugadores convocados a cada encuentro. Es cierto que en el fútbol los resultados mandan pero tras tres partidos suena un tanto incoherente crucificar al que antes era intocable. Se le critica que mete a tal o a cual -o que no los mete-, y por si fuera poco ahora hay quienes especulan sobre si es él o alguien más, quien toma las decisiones sobre quien juega. Una falta de respeto.

Creo que los equipos se deben armar de atrás hacia adelante, y en ese sentido estoy tranquilo porque si algo ha mostrado Necaxa en el arranque de torneo es orden, aunque claro, no todos parecemos ver lo mismo.

Luis Alfonso Sosa no ha sido el único criticado en este arranque. La Directiva también ha sido blanco de algunos aficionados. Algunos dicen que se equivocaron al dejar al técnico o al traer a determinado jugador. Peor aún, hay quienes siguen afirmando que todos trabajan para Televisa y que en medida de eso se han tomado algunas decisiones.

Los jugadores no son la excepción. A Fabián Espíndola muchos lo criticaron sin conocerlo, afirmando que no tiene gol y tachándolo de viejo a sus 31 años. Alguien más a quien en su momento criticaron por la edad a su llegada, y que vivió un gran año en el ascenso para convirtirse en figura de la defensa del equipo, Marcos González, quien tras su falla ante Pachuca ha sido criticado por ser lento y no ser jugador para Primera División.

Al hondureño Brayan Beckeles lo han tachado de tronco, cuando a decir verdad es un jugadorazo -igual que González-. Es cierto que en Pachuca tuvo un encuentro para olvidar, pero el decir que es un mal jugador me hace creer que aquellos que así lo afirman, son esos aficionados que también están 'de regreso' y que no siguieron al equipo en el Ascenso MX.

Al margen de las críticas para ellos y otros más, está claro que el que se lleva las palmas -o los abucheos- en esto de los reclamos de la afición, es Alejandro Díaz. El 'Guero' ha sido blanco de las críticas más severas y se le acusa de no tener técnica, de caminar sobre el terreno de juego y de no ser capaz de controlar un balón o dar un buen pase. Y desde luego, de no marcar goles, tal como han hecho todos los delanteros.

Me parece que con Díaz se ha sido demasiado injustos. Es cierto que no ha aparecido y se ha visto poco en los tres encuentros que ha disputado, pero ¿Cuántos balones a modo le han puesto?, el trabajo del delantero es meter goles, pero si no se generan oportunidades es difícil que se consigan. ¿Ha fallado algún gol hecho?, no, y jugadores de mayor experiencia como Riaño o Puch han fallado miserablemente ocasiones que nadie les ha criticado, ni les ha reclamado.

No tengo nada contra Claudio Riaño, ni contra Edson Puch, ni pretendo defender a Alejandro Díaz, no obstante, si Riaño y Puch hubieran marcado algunas de las oportunidades que tuvieron contra Cruz Azul o León, no estaríamos hablando de dos puntos y cero goles. A Puch todos lo tienen con la etiqueta de crack y si, parece ser un gran jugador, es rápido y técnico, pero también es individualista, y eso no ayuda mucho al equipo.

Me parece que el equipo va bien y solo hay que tener un poco de paciencia. Hay que respetar los procesos y los tiempos, y no creer que una derrota es el fin y que tras ella estamos condenados al descenso. ¿En verdad creían que Necaxa llegaría y dominaría la Liga MX en unos días?, si es el caso, lo siento mucho, pero no es tan sencillo. Ya lo dijo 'El Lobo del aire': "No podemos ser ilusos o pensar que no vamos a perder ningún partido", y perdón, pero tiene toda la razón.

En el Podcast PR lo dijimos infinidad de ocasiones, con el ascenso, Necaxa pasaría de pelear liguillas y campeonatos, a jugar con calculadora en mano cada jornada, y es precisamente a eso a lo que me refiero cuando hablo de respetar procesos y tiempos. Necaxa no va a pelear el título este semestre, ni el próximo. Nos guste o no, se va a pelear el descenso este y el siguiente año. Y si no lo creían así, lo único que puedo decirles es: Bienvenidos a la realidad.