Wednesday, October 26, 2016

Me salvo, luego existo

Sin duda alguna, el fútbol de Necaxa en lo que va del Apertura 2016 ha ido de menos a más, y eso, además del nivel de juego que muestra el equipo cada jornada, se nota en los resultados que se han obtenido en las fechas más recientes y que nos permiten respirar con tranquilidad en cuanto a tema de cocientes se refiere.

Algunos de esos resultados han sido hasta cierto punto sorpresivos y es que por más que en el transcurso de los partidos se note el trabajo que ha realizado el equipo a lo largo del torneo, la realidad es que pocos esperábamos ligar triunfos ante Toluca y Tigres y que ambos cuadros se les ganara con autoridad, borrándolos por momentos del terreno de juego.

Desde luego, no podemos quejarnos de eso, ni de los resultados. Tampoco de que el equipo muestre conjunción y haya aprendido a definir cuando hay que hacerlo. Mucho menos del nivel mostrado por la mayoría de los integrantes del plantel, ni del que ahora si se juegue como un verdadero equipo.

Hoy Necaxa está de buenas y con los resultados que nos ha regalado da la impresión que la afición está de la misma forma. Hoy, una inmensa mayoría de aquellos aficionados que exigían la cabeza de Luis Alfonso Sosa por no considerarlo apto para dirigir al equipo en Primera División han escondido la mano con la que lanzaban piedras al técnico y aplauden que ‘Poncho’ se haya quedado, o bien, sencillamente guardan silencio. Algunos otros, los menos, han reconocido el trabajo del técnico y del equipo. Incluso los que nos decían ‘vendidos’ por apoyar el proyecto han desaparecido con sus descalificaciones.

Como dije, Necaxa está de buenas y hoy todo es armonía entre la afición. La porcentual parece ser problema del pasado en la mente de muchos y la algarabía que genera la cosecha de 22 puntos en lo que va del Apertura 2016 hace que con Necaxa en el sexto puesto general, muchos estén pensando en la liguilla por el título, algo que no vivimos, hablando de Primera División, desde el ya lejano Clausura 2008.

No digo que esté mal pensar en la liguilla, pero creo que hay que ir paso a paso. La permanencia no está asegurada aún y al Apertura 2016 todavía le restan tres jornadas, mismas que lejos de definir una calificación a la liguilla por el título ofrecen nueve puntos que pueden ser la diferencia entre la permanencia y el descenso. Si, en estos momentos Necaxa navega tranquilo rumbo a la salvación, pero el problema de la porcentual va a estar ahí no solamente hasta mayo, sino también, en caso de mantener la categoría, estaría presente durante la temporada 2017-2018, ejercicio en el que los nueve puntos que restan este torneo también contarán en el cociente.

Vienen Morelia, Puebla y Guadalajara, y ya después de enfrentar al ‘Rebaño’ podríamos hablar de liguilla, si es que tenemos cupo. Desde luego que el calificar a la ‘Fiesta Grande’ sería indicativo de que se continuó sumando en la recta final del torneo, pero lejos de ver hacia fases de eliminación no podemos dejar de pensar en el objetivo inicial. La liguilla, si llega, será un extra, una fiesta en la que no importarán los puntos cada vez que se salte a la cancha, pero hay que verla precisamente como un bonus. ¿O acaso alguien cambiaría una calificación a la liguilla por la salvación?, yo no, y me parece que nadie lo haría.

Hoy nos faltan 29 puntos para asegurar la permanencia matemáticamente hablando. Desde luego, Necaxa estaría obligado a hacer tal cantidad de unidades solamente si Morelia, el último de la porcentual, ganara los tres encuentros que le quedan y los 17 del Clausura 2017, cosa que no va a pasar. El número se va a ir haciendo pequeño en medida que Necaxa sume y que los rivales en la porcentual vayan dejando puntos en el camino. En lo personal -tras hacer números-, creo que con 19 más nos alcanza, pero esos 19 puntos, también hay que ganarlos.

Como dije, podríamos hablar de la liguilla después del partido de Chivas, antes no. Por ahora necesitamos seguir sumando puntos que nos den la salvación y que nos permitan pensar también en la salvación dentro de año y medio. Ahí vamos si, pero hay que ir paso a paso y entender que todavía no estamos salvados.

Thursday, October 20, 2016

#DosACero

El pasado sábado, Necaxa consiguió un triunfo muy importante en el Estadio Universitario de San Nicolás de los Garza ante los Tigres de Ricardo Ferretti en el que lucía como el encuentro más complicado en la parte final del Apertura 2016. El triunfo, además de ser hasta cierto punto inesperado servirá para mantener el buen ánimo en un equipo que desde hace ocho jornadas no pierde y que hoy se ha alejado -de manera momentánea, desde luego- de zona de peligro.

Ese triunfo ante Tigres gana notoriedad no solamente por el rival y por haber sido en calidad de visitante, sino también por el hecho de que en ningún momento del encuentro los felinos pudieron ser más de lo que Necaxa les permitió ser. Nuestro equipo se metió al ‘Volcán’ y ganó con autoridad, siendo inteligente y golpeando -futbolísticamente hablando- cuando debía hacerlo.

Un error de Nahuel Guzmán y un rebote fortuito en José Rivas fue la antesala de dos grandes definiciones, la primera de ellas de Edson Puch, y la definitiva, la que sentenció el triunfo por parte de Fabián Espíndola. Orden en cada línea y un gran manejo de partido nos tienen hoy más tranquilos de cara al encuentro del próximo fin de semana ante Veracruz.

Tuve la oportunidad de hacer el viaje hasta Monterrey y por fortuna, contrario a anteriores viajes a la Sultana del Norte, esta vez volví con una sonrisa y con el gusto de ver en la tabla -especialmente la de cocientes- tres puntos más para mi equipo. ¿Qué importaba que durante el vuelo a Monterrey vinieran cinco aficionados felinos del otro lado del pasillo?, yo y mis compañeros -Alex Rodríguez y Rafa Vera- íbamos convencidos del triunfo de Necaxa, y finalmente éste se dio.

El sábado comenzó muy temprano en Monterrey y fue un día muy largo y cansado que culminó bien, tal como había comenzado desde antes del amanecer en tierras regias. A lo largo del día estuvimos rodeados de amigos y en ese sentido nos dimos tiempo para estar algunos minutos en el festejo por el 17 Aniversario del Comando Rojiblanco, la barra de Necaxa que al igual que muchos tuvo que ver partir al equipo de la capital pero que a la fecha lo ha seguido.

Encontramos varios amigos más en los alrededores del Estadio Universitario y al igual que todos los necaxistas presentes, todos lucían con orgullo la camiseta de un equipo al que no se le abandonó en el ascenso y que hoy ha demostrado que desea mantenerse en Primera División. Volvimos contentos y agradecidos por el triunfo, por las atenciones tanto de Tigres, como de Necaxa, de nuestros amigos, e incluso de algún aficionado felino que nos felicitó por el trabajo que hacemos -incluso sabía nuestros nombres- y que reconoció el que está realizando el club (Gracias Eder!).

Durante el viaje incluso tuvimos la oportunidad de ver en acción a Los Rébellys y de oír en voz de Pablo, guitarrista de la banda, y en un lugar en el que había aficionados tigres que los dos equipos de casa eran Rayados y Necaxa. Estamos infinitamente agradecidos con nuestros anfitriones, quienes nos recibieron aún de madrugada, en verdad gracias por todas las atenciones compadres -Cristian y Cromo-, no tenemos palabras para agradecerles la desmañanada, ni el trato que nos dieron a lo largo del día. Un gusto haber podido verlos, al igual que a Fernando y a Jonathan, con quienes compartimos la mesa en la comida y la tocada ‘Rébelly’ durante la noche.

Un gran viaje y un triunfazo de Necaxa. Ahora habrá que pensar en Veracruz y en ligar el tercer triunfo consecutivo.

#DosACero
#FuerzaRayos

Wednesday, October 12, 2016

Mucha historia que presumir

El 12 de octubre de 1916 fue fundado el... bah!, en realidad no me importa.

Reinicio.

Estando a tan solo tres días del que en mi opinión es el duelo más complicado en lo que resta del calendario del Apertura 2016, y propósito del partido del pasado viernes ante el New York City, creo que seria un buen momento para recordar algunos pasajes históricos que nuestro equipo puede presumir en duelos internacionales.

El mencionado encuentro ante el cuadro neoyorquino estuvo lejos de ser espectacular y además de unos primeros minutos de un ir y venir constante, quizá lo único que se podría destacar es que Necaxa salió con el triunfo y mantuvo su largo invicto en partidos internacionales jugados en el Estadio Victoria, escenario en el que nunca se ha perdido un duelo oficial o amistoso contra un equipo extranjero.

En materia individual habría que destacar a Jesús Isijara, quien sin duda fue el hombre del partido futbolísticamente hablando, ya que la noche se la llevaron David Villa y Andrea Pirlo, quienes fueron vitoreados en todo momento, especialmente el jugador italiano. Hablar del nivel de juego del equipo es complicado cuando Necaxa hizo diez cambios, pero me gustó Rodrigo Prieto en ataque y Jesús Gómez, quien por momentos volvió a ser esa ‘Pulga’ que veíamos en el ascenso haciendo jugadas de fantasía.

El New York City dejó mucho que desear en su accionar e incluso en el cuadro que presentó en el Estadio Victoria, ya que entre lesionados y seleccionados nacionales llegó con un plantel un tanto limitado en el que incluso echó mano de un par de jugadores del Wilmington Hammerheads, su equipo filial en la USL. Al margen de ello, Necaxa ganó e incluso pudo haber goleado si no fuera por las constantes fallas en ataque, y por los ridículos de jugadores como Claudio Riaño y Alejandro Díaz.

Pese a que el partido fue flojo en muchos sentidos, me parece que debemos agradecerle a la directiva y a los patrocinadores el esfuerzo por traer a un cuadro contendiente de la MLS con todo y sus figuras internacionales. El New York City cumplió y la sola presencia de Villa y Pirlo hicieron que la afición, necaxista y no necaxista, disfrutara de la noche en el Estadio Victoria. Como dije, habría que agradecer el encuentro y la importancia del rival porque en lugar de jugar ante el New York City de Villa y Pirlo, pudimos haber jugado en Los Angeles ante Pumas -por ejemplo-, para celebrar nuestro centenario, o algo por el estilo. Digo, hasta para los amistosos, hay clase.

Ahora si, ¿Qué pasajes de historia necaxista podríamos recordar si hablamos de partidos internacionales?, el primero que vendría a mi mente no me tocó vivirlo pero es uno de los capítulos de oro del futbol mexicano: El triunfo por cuatro goles a tres sobre el ‘invencible’ Santos del Rey Pelé en Ciudad Universitaria el 2 de febrero de 1961. Si, fue un partido en un torneo de carácter amistoso, pero el triunfo ante el cuadro brasileño es de destacar porque al final como dijo en su momento Pedro Dellacha, “Al Santos le gana el Madrid, el Barcelona, y el Necaxa”.

Después de ese pensaría en uno que sí me tocó vivir y que fue un encuentro oficial en un torneo de FIFA: El partido por el tercer lugar del Mundial de Clubes de Brasil en el año 2000 ante nada menos que el Real Madrid. Ese día en tanda de penales, Necaxa dejó sembrado en el terreno al cuadro merengue para obtener el tercer lugar en el primer Mundial de Clubes, a la fecha, el máximo logro de un equipo mexicano en el torneo. Mención aparte desde luego, para los otros duelos de aquel certamen, en especial el primero ante el Manchester United.

Posteriormente pensaría en el torneo que precisamente llevó a nuestro equipo a ese Mundial de Clubes: La Copa de Campeones de Concacaf de 1999, misma en la que inexplicablemente Necaxa debió jugar un repechaje ante el Galaxy de Los Angeles, como visitante. Digo que inexplicablemente porque en el torneo había ya un par de equipos norteamericanos, un par de costarricenses, y por México solamente el Toluca, esperando que Necaxa lo acompañara. Con todo en contra, incluídos los arbitrajes, Necaxa eliminó al Galaxy en el mencionado repechaje, y posteriormente al Saprissa, al DC United, y al Alajuelense para con ello convertirse en el primer representante de Concacaf en el Mundial de Clubes.

Ya después pensaría en la Copa Libertadores de 2007 por ser la primera que disputó Necaxa y porque pese al triste desenlace nos permitió a los aficionados capitalinos volver a ver como local a nuestro equipo en el Estadio Azteca. En ese sentido, el juego de octavos de final ante el Nacional de Montevideo pese a haber sido derrota y haber firmado la eliminación del equipo, guarda para mi un recuerdo muy especial en la historia internacional de Necaxa. De destacar también, el triunfo ante el entonces ‘invencible’ Sao Paulo, mismo que les cortó una racha de 24 partidos sin derrota.

¿Qué pasajes destacarían?

Wednesday, October 5, 2016

Nos ponemos internacionales

Con el triunfo del pasado sábado ante Toluca, Necaxa consiguió calmar las aguas después de lo que había sucedido en Chiapas. ¿Qué mejor que hacerlo con un triunfo inobjetable que nos permite respirar tranquilos en una nueva pausa por Fecha FIFA?. Los Rayos ganaron con autoridad a un rival que lucía muy complicado, manejaron bien los momentos del partido y las condiciones que se presentaron, y fueron inteligentes cuando había que serlo para evitar que una vez más se nos escapara una ventaja.

Salvo la acción del gol visitante, la defensa lució de gran forma y con un Marcelo Barovero sereno, Toluca pudo hacer poco en ataque. La media cancha de Necaxa también hizo un gran partido y en ataque habría que destacar a un par de jugadores. Uno de ellos sin duda Edson Puch, quien desde mi punto de vista ofreció su mejor juego del torneo, lució, pero jugó también para el equipo. El otro, Jesús Isijara que parece vivir un buen momento al tiempo que denota una confianza que se contagia.

Los tres puntos ganados con autoridad dan calma al cuerpo técnico encabezado por Luis Alfonso Sosa y a una directiva que en semanas recientes había recibido infinidad de críticas -en mi opinión, exageradas al extremo-. Hoy, son pocos los que continúan pidiendo la cabeza de un técnico que desde que llegó no conoce la derrota en el Estadio Victoria, que nos ascendió en tiempo récord, y que nos tiene en octava posición general y novena en la porcentual, con una racha de siete encuentros sin derrota. Si hace una semana no había argumentos para pedir su salida, quienes lo querían ver fuera del equipo hoy tendrán aún menos.

A causa de esa armonía que se vive en estos días y a la mencionada pausa que habrá en el Apertura 2016, hoy decidí dejar de lado la actividad de Necaxa en el torneo local para hablar de algo que hacía ya siete años no sucedía para nuestro equipo: un partido internacional, como el que se presentará este viernes en el Estadio Victoria.

El rival es el New York City de la MLS, uno de los mejores cuadros en la presente temporada de esa Liga. El cuadro dirigido por el histórico ex-jugador francés Patrick Vieira se ubica en la segunda posición de la Conferencia Este, y en cuarto lugar general en la liga, teniendo ya asegurado su lugar a los playoffs que comenzarán a finales de mes. Cuenta entre sus filas con jugadores como el internacional norteamericano Mix Diskerud, y desde luego, sus estrellas europeas, el inglés Frank Lampard, el italiano Andrea Pirlo, y el español David Villa, sus principales atractivos.

Desconozco quienes serán los integrantes de la plantilla que harán el viaje a nuestro país, pero supongo que parte de la negociación del partido entre ambas directivas indicaba que los jugadores antes mencionados fueran parte del cuadro que jugará en el Estadio Victoria. Desconozco también la seriedad con la que el cuadro norteamericano afrontará el duelo considerando que están muy cerca de comenzar la fase final de su liga, que como mencioné comenzará en un par de semanas.

Al margen de ello, y creyendo que será un buen espectáculo el que se ofrezca este viernes en el Estadio Victoria, me parece que habría que aplaudir el esfuerzo de la directiva por hacer un partido especial para la afición en esta nueva pausa por Fecha FIFA.

Hablando un poco de historia en este tipo de duelos, Necaxa ha enfrentado en varias ocasiones a cuadros de la MLS tanto en duelos oficiales, como en amistosos, siendo Los Angeles Galaxy el cuadro con el que más veces se ha enfrentado nuestro equipo. En ese tenor, el New York City se sumará a la lista de cuadros norteamericanos de la MLS a los que Necaxa se ha enfrentado y que está conformada por el mencionado Galaxy, el DC United, Chivas USA, Chicago Fire, Dallas Burn y Seattle Sounders.

Los neoyorkinos, un cuadro que apenas está viviendo su segunda temporada en la MLS será el cuarto equipo de esa liga que pise la cancha del Estadio Victoria, y el quinto que juegue en Aguascalientes. Esperamos que al igual que los anteriores, sean incapaces de llevarse un triunfo en un partido que si bien es amistoso, no sería agradable perder por tratarse del primer duelo internacional del equipo en siete años.

Tuesday, October 4, 2016

Un concierto de errores

Déjà vu. El pasado sábado los aficionados necaxistas vimos una película que ya habíamos visto en el transcurso del Apertura 2016. Un equipo vestido de rojo y blanco (esta vez de gris y negro) conseguía ponerse en ventaja en el marcador y decidía, ante la necesidad de triunfos, tratar de guardar la misma con un ajuste táctico al que futbolísticamente hablando, se le llama “meter el camión atrás”. Al final de la película, la ventaja desaparece.

Necaxa se paró en el Estadio Víctor Manuel Reyna y consiguió una ventaja de dos goles en la primera mitad del partido ante Jaguares. Un gol casi inmediato del rival evitó que nuestro equipo se fuera al descanso con ventaja en el que fue, en mi opinión el primer error en una tarde llena de errores para un cuadro que se quedó muy cerca de ganar en un estadio en el que nunca ha obtenido un triunfo.

Ese primer error fue un despeje de Marcelo Barovero que fue recuperado por el cuadro rival y que en tan solo unos toques término en el primer gol naranja de la tarde. El segundo error vino desde el banquillo al medio tiempo del partido, Luis Alfonso Sosa envió al terreno de juego al multicitado y multicriticado Alejandro Díaz. El joven jugador proveniente de América, al que en los primeros encuentros podía justificársele en cierta medida, dio un partido increíblemente malo.

Díaz pisó la cancha del Víctor Manuel Reyna y a los pocos minutos falló un gol hecho, una de esas jugadas en las que solo hay que poner el pie para enviar el balón al fondo de las redes. El delantero casi se mata en la acción para perderse un gol increíble en otro error más. Segundos después, nuevamente Díaz apareció en la lista al recibir un balón en el borde del área. Todo terminó en una mala recepción y un nuevo intento de suicidio de un jugador que se dedicó a trotar durante 45 minutos.

Necaxa comenzó a perder balones y a ceder la iniciativa al rival. Dividió la bola en acciones en las que no era necesario y dejó que un equipo que si bien no habia dominado, si había tenido el balón en varios lapsos del partido. Faltaban algo así como 15 minutos para que terminara el partido cuando ingresó Severo Meza en una clara muestra de que el guión había llegado al momento en el que Necaxa iba a cuidar la ventaja. Otro error.

Necaxa replegó líneas y cedió el balón apostando al contragolpe, lo peor, es que se optó por defender ante un rival que no ofendía y que cuando lo hacía llegaba sin peligro. Inexplicable. No me gusta jugar a ser técnico, pero ese fue un error más en la larga lista. Jugando como se estaba jugando se tenía neutralizado a Jaguares, y se le dio vida al ceder tanto terreno.

Por si eso no fuera suficiente faltaba un error más. De nueva cuenta Marcelo Barovero se equivocó, esta vez de manera grosera al no atajar un débil remate de cabeza de Jonathan Fabbro a los 85 minutos de juego en una acción en la que la marca fue displicente y en la que de manera increíble el atacante jaguar remato entre Mario de Luna y Marcos González, aunque el error desde luego, es de ‘Trapito’.

El.empate molesta, y molesta por la manera en la que se presentó, y porque el jugador más joven del equipo corría como si fuera el más cansado en el terreno de juego. Molesta porque ya hemos visto esta película en el torneo y porque aun cuando el estilo del técnico siempre ha sido así, parece que él, así como la afición, no se da cuenta que ya no jugamos ante Correcaminos, Coras y Cimarrones.

Sigo creyendo en el proyecto de la directiva con Luis Alfonso Sosa y hoy, pese a la infinidad de críticas que hay sobre él y su trabajo, no encuentro un argumento sólido para creer que deba irse de la dirección técnica del equipo. Y no, perdón, pero el no me parece que el “no me gusta” o el “nos volvieron a empatar” sean argumentos válidos. Mucha gente me ha dicho que con empates no nos vamos a salvar y transcurrido el 32% de la carrera por la permanencia, con todo y esos empates, hoy el equipo estaría salvado. Desde luego, la batalla está aún lejos de ganarse, pero de igual forma esta igual de lejos de perderse.

El caso de Barovero es digno de analizarse, y en verdad no puedo creer que haya quienes tras su muy grosero error ante Jaguares quieran verlo en la banca. ‘Trapito’ ha sido de lo mejor de Necaxa en el torneo, y si no fuera por él, muchos de los partidos que se afirma “debían haberse ganado” se pudieron haber perdido. Marcelo lleva 36 salvadas hasta ahora y el sentarlo por uno o dos errores sería penoso, y a la vez imperdonable para el técnico, que es el primero que debe darle su confianza. ¿Se acuerdan de ‘Tita’ exhibiendo a Carlos Trejo y a Iván Vázquez Mellado?, me disculpo nuevamente, pero yo no quiero otro ‘Tita’ que con sus desplantes rompa el vestidor, como sucedió en aquel entonces.

Castigar jugadores por un error no es solución de nada, y si lo fuera, tal como dije aquí hace una semana, tendríamos que ser igual de severos con cada uno de los integrantes del plantel. En ese sentido, me habría gustado ver que quienes hoy piden banca para Marcelo Barovero hubieran pedido lo mismo para aquel jugador que igualmente ha sido de los mejores del equipo en el torneo y que falló el gol del triunfo en el tiempo de compensación ante América, falla que al igual que la de ‘Trapito’, y al margen de las decisiones técnicas, le costó dos puntos al equipo.