Tuesday, November 3, 2015

"Todo va a estar bien"

Entre la infinidad de canciones a las que el melómano ignorante que escribe esto pondría la etiqueta de #Rolota hay una de Los Estrambóticos que se titula igual que este post: "Todo va a estar bien", título que más allá de la canción, su letra, o significado es una frase que me gustaría creer en este momento.

Los últimos días han sido complicados en varios sentidos de mi vida y es por ello que necesitaría pensar cuando menos que "Todo va a estar bien". Muchas ideas pasan por mi cabeza y por momentos me da la impresión de estar viviendo una película que ya he vivido antes. La sensación de un Déjà vu está presente cada instante.

Si bien sé que escribiendo lo que me sucede no se van a arreglar las cosas, como alguna vez dijo un amigo refiriéndose a mi, está claro que si no me quejara de algo no sería yo: "Si no se quejara dejaría de ser el Taker"; fueron las palabras exactas.

Mi manera de pensar o de expresar lo que pienso me derivó muchas críticas hace unos días. Eso, desde luego no me quita el sueño ya que si bien estoy abierto a la crítica, esto sólo aplica cuando ésta es argumentada y no cuando se trata de simples descalificaciones, mismas que siempre he considerado son reflejo de falta de argumentos. Así que eso no es problema.

Es a un nivel más personal lo que ha estado en mi cabeza en los días recientes. Ahí es donde entra la sensación de ya haber visto -vivido- esta película.

Por si fuera poco el viernes pasado, mientras me distraía viendo un partido de fútbol de mi equipo -Necaxa, por si tenían la duda- recibí una llamada telefónica del área de seguridad de mi banco, misma que era para confirmar cinco movimientos que se habían hecho ese día con mi tarjeta, movimientos que desde luego yo no realicé y que nadie podría haber hecho ya que el plástico estaba conmigo.

La inusual actividad derivó en esa llamada del banco, me dieron los conceptos y los montos de esas operaciones y se procedió, por iniciativa del mismo banco a hacer la aclaración de movimientos no reconocidos, así como a la cancelación del plástico para una reposición. En realidad, el dinero no me preocupa tanto, nisiquiera son cantidades tan grandes, ni mucho menos, pero si son cosas que te ponen a pensar y que te hacen comenzar a desconfiar. Recordar en dónde la utilicé las últimas veces y hasta sospechar dónde pudo surgir el problema.

Por lo pronto tengo que esperar un lapso aproximado de 45 días para saber que sucede con esa 'fuga' de dinero, y de 10 para poder tener el nuevo plástico. Al margen de ello, mi cabeza no puede sino pensar en otras cosas, de las que siendo honesto es muy difícil distraerse.

Ah... y por si fuera poco. Mi equipo parece derrumbarse de cara a la parte más importante del torneo. Acumula ya tres derrotas al hilo, ha comprometido la calificación a la liguilla y vive en un entorno de odio casi generalizado de sus aficionados, especialmente hacia su técnico, pero también hacia directivos y jugadores; y de parte de algunos hacia un servidor también, aunque eso no me importa, con todo y que me han inventado varias cosas en días recientes. Siempre he creído eso de que hay que tomar las cosas de quien vienen y es justo lo que hago ahora.

Por lo pronto, no puedo sino creer que "Todo va a estar bien".

6 comments:

  1. Tanto tiempo sin leerte, tantos años sin saber de ti...

    ReplyDelete
  2. Si gerardo a ti...

    ReplyDelete
  3. Y extrañandote mucho...

    ReplyDelete
  4. Eso no importa, te sigo leyendo.

    ReplyDelete